Cruz Azul corta racha de derrotas en el Azteca

0

Se impusieron por dos goles a cero ante los Gallos

Cruz Azul tuvo un doble festejo en el Azteca. La Máquina cortó una racha de cuatro juegos sin ganar en Liga MX y de paso se sacudió de la penosa imagen que su afición dejó a mitad de semana por la Concachampions, luego de vencer 2-0 a los Gallos, en un duelo en el que el grito homófobo se alejó de la grada del Coloso de Santa Úrsula.
Ningún celeste quedó a deber. En el campo, a los pupilos de Juan Reynoso solo les faltó ser más claros al frente para redondear su accionar, pues gozaron del manejo del partido durante casi todo el tiempo, mientras que en la tribuna la gente hizo lo propio aguantándose las ganas de ofender a un portero Washington Aguerre que hizo de todo para tratar de sacarle el penalizado grito a los aficionados.
Cruz Azul entró con fiereza a la cancha y desde los primeros instantes generó peligro con una buena jugada en la que los cementeros movieron el balón de un lado a otro, acción que terminó con un disparo de Orbelín Pineda que salió a las manos del portero.
Tras 20 minutos, el lateral Ignacio Rivero avisó en un par ocasiones, primero con un cabezazo de palomita y más tarde con un servicio fuerte al área chica que Bryan Angulo conectó sin éxito.
Sin embargo, al 40′, el ecuatoriano se desquitó aprovechando un error en la salida de los Gallos para robar el balón, quitarse a un par de zagueros y rematar raso para poner el 1-0.
Los celestes no pararon y en tiempo de compensación, Nacho Rivero estrelló el balón en el travesaño luego de una jugada en la que dejaron tendidos a los queretanos dentro del área.
En el segundo tiempo a los Gallos les picaron la cresta en varios aspectos. Primero, el cuadro queretano intentó y se quedó cerca del empate con un fuerte remate de Erik Vera que obligó a que Andrés Gudiño se luciera con la atajada, y después porque su portero no se cansó de desesperar a los aficionados celestes, tardándose en la reanudación de juego y en ocasiones amagando al despejar.
Gran parte de los seguidores de casa se aguantaron las ganas, pues, aunque el famoso grito no cesó, este fue casi imperceptible. La paciencia los premió pues al 89′ el árbitro marcó penal por una mano, oportunidad que Lucas Passerini no dejó escapar, para el desquite de los presentes.
Cruz Azul llegó a 13 unidades para meterse dentro de los mejores 8 de la tabla, mientras que los Gallos se quedaron en el lugar 17 con 6 puntos.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.