Reitera Frida Sofía denuncia contra su mamá y abuelo

0

La hija de Alejandra Guzmán señala que no sabe si le duele más haber sido abusada y violentada o vivir descuidada y desprotegida por la persona que tenía que ayudarla

Desde la entrevista con Gustavo Adolfo Infante en la que narró que sufría abusos desde los cinco años, la gente se preguntaba cuándo iniciaría Frida Sofía acciones legales en contra de su abuelo.

Luego de una guerra de declaraciones entre los miembros de la dinastía Pinal, la joven dejó un contundente mensaje en sus redes sociales para aclarar que no vendió la entrevista al periodista de De Primera Mano.

«Mi única intención al hacer la entrevista con Gustavo Adolfo Infante fue aclarar la idea y percepción tan errónea que tenían de mi personas. Quería que me conocieras, me vibraran y me escucharan hablar con y de la verdad.

«No soy una persona que se venda. A muchos les cuesta entender que no fue una exclusiva que yo vendí, es una realidad de lo que ha sido mi vida, y no está a la venta. Nunca me imaginé que saldría tan liberada y fortalecida”

La hija de Alejandra Guzmán agradeció a Gustavo Adolfo por cumplir su promesa de no editar la entrevista para que se supiera toda la verdad de lo que ha vivido en su núcleo familiar.

Por otra parte, dejó en claro que se ha sentido avergonzada y muy sola, además de tener que fingir que estaba bien cuando la realidad era otra.

«Estos traumas muchas veces se quedan dormidos, escondidos en la mente de uno, otros más presentes, pero cuando te han agredido de todas las formas posibles desde que tienes uso de razón, mientras frente al mundo del espectáculo llevas una vida perfecta, empiezas a pensar que nadie te cree si hablas. Me he sentido muy sola y avergonzada.

«Es difícil llevar una carga tan pesada y sonreír frente a las cámaras cuando sabes que no es tu realidad”

La entrevista, dijo, le hizo ver lo normalizado que está el abuso en la sociedad, que callan porque es más cómodos para todos pensar que no pasó. Frida señala que no sabe si le duele más haber sido abusada y violentada o vivir descuidada y desprotegida por la persona que tenía que ayudarla.

«Quiero que se haga justicia, que se desnormalice el abuso, que se desnormalice la negligencia y creencias como los trapitos sucios se lavan en casa».

Finalmente, pide a la justicia que conozcan los hechos y que actúen conforme a derecho con rectitud y muestren que no importan la fama e influencias para hacer cumplir la ley.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.