¿Sabes cómo detectar problemas visuales en los niños?

0

El uso de smartphones, tablets y de más aparatos electrónicos se han convertido en un factor dañino para los pequeños de la casa. Lamentablemente, la tecnología le ha jugado en contra a las nuevas generaciones, pues está haciendo que los niños desarrollen padecimientos visuales cada vez más rápido.

La falta de visión de lejos y los espasmos oculares son los síntomas más comunes, pero ¿sabes cómo reconocer si tu hijo tiene problemas oculares?

Si la respuesta es no, te presentamos una serie de indicadores que te ayudarán a entender si tu pequeño necesita ir al oftalmólogo lo antes posible.

¿Cómo detectar problemas visuales en los niños?

Lo primero que debes tener presente es que este padecimiento se va desarrollando a lo largo de los meses. Por ende, entre más rápido lo detectes, mayores probabilidades hay de que no se empeore o mute a otro tipo de enfermedad.

Algunas de los primeras características que presentará tu hijo serán estas:

Adopta posturas extrañas con la cabeza para tratar de enfocar mejor.

Falta de criterios al combinar colores, en especial al colorear o pintar.

Mala postura al escribir.

Los problemas visuales pueden ser por graduación o enfoque, entre ellos: hipermetropía, astigmatismo o miopía. Al no corregir estos problemas de visión a temprana edad, se puede agravar el padecimiento, provocando así el denominado “ojo vago” y “estrabismo”.

Ojo vago

Esta es la causa más común de pérdida de visión entre los niños. El ojo vago se produce cuando sin existir ninguna alteración en las estructuras del ojo, se manifiesta una disminución de la agudeza visual debido a diferentes causas. Al realizar la evaluación médica se detecta cuando no se alcanza la agudeza visual ni con la mejor corrección óptica.

Este es el paso previo al estrabismo, y la única solución serán unos lentes correctores. Estos deben utilizarse de manera continua, o hasta que el especialista lo indique. Sin embargo, la realidad es que luego de que se desarrolla el ojo vago lo más seguro es que tu hijo vaya a utilizar lentes toda su vida.

Si tu hijo lee los textos muy cerca, ve la televisión a una distancia poco prudente y sientes que su atención está dispersa, lo más seguro es que esté cercano a sufrir de este padecimiento.

Estrabismo

El estrabismo es un defecto visual que consiste en la pérdida de paralelismo de los ojos, de modo que cada ojo mira en una dirección. Una de las consecuencias de esta patología es el ojo vago. Pues el cerebro para no ver doble suprime la visión de uno de los ojos.

Se debe detectar antes de los 7 años para que se pueda corregir.

Si notas alguno de los síntomas en tus hijos acude al oftalmólogo. Él te guiará en el tratamiento a seguir o si es necesario que los niños utilicen lentes correctivos o no. Asimismo, si el padecimiento está muy desarrollado la única solución será una intervención quirúrgica, y esto puede ser perjudicial si tu hijo todavía es muy pequeño.

Actualmente, alrededor de 12 y 15% de los niños en edad escolar desarrollan este padecimiento. No obstante, lo primero que tienes que tener presente son algunas de las conductas más comunes de los niños antes de presentar síntomas de ojo vago o estrabismo:

Otras características para detectar problemas visuales en los niños:

Está siempre sentado demasiado cerca del televisor o sosteniendo un libro demasiado cerca

Pierde el hilo mientras lee o usa un dedo para guiar sus ojos en la lectura

Entrecierra los ojos o inclina la cabeza para ver mejor

Se frota frecuente de los ojos

Cierra un ojo para leer, mirar televisión o ver mejor

Evita actividades que requieren visión cercana, como leer o hacer tareas, o visión a distancia,

Se queja constantemente de dolores de cabeza u ojos cansados

Evita usar una computadora, porque “le duele los ojos”

Recibe calificaciones más bajas de lo habitual

¿Con cuánta frecuencia se debe ir al oftalmólogo?

Según la Asociación Estadounidense de Optometría, los niños deben hacerse un examen de la vista a más tardar a los 6 meses de edad. Luego otra vez a la edad de 3 años, y justo antes de comenzar la escuela.

Sin embargo, los pequeños en edad escolar necesitan un examen cada dos años para saber si no tienen problemas visuales. Pero si tu hijo utiliza anteojos o lentes de contacto, programa visitas cada 12 meses. Los exámenes oculares frecuentes son importantes porque durante los años escolares la prescripción de anteojos puede cambiar el rendimiento de la persona.

¿Qué tan perjudicial puede ser esto?

Tranquila, los problemas visuales en niños son sumamente comunes. Según diferentes estudios, se ha determinado que existe un aumento importante de jóvenes -entre 4 y 12 años- que desarrollan problemas como la miopía o el astigmatismo.

Sin embargo, la detección tardía de esto puede hacer que tu hijo no se concentre de la forma debida, se lastime haciendo algún deporte o que desarrolle otro tipo de trastornos que afecten su sistema nervioso central.

Los ojos son la base de nuestros sentidos, por ende, desarrollar problemas visuales harán que los demás sentidos tengan que agudizarse pues no cuentan con el pilar fundamental. Y, a pesar de que estos defectos no son letales, lo cierto es que sí va a afectar la forma de desenvolverse del joven.

Así que se llegas a observar algún comportamiento extraño que creas que involucra a la vista, sin duda, debes ir inmediatamente con un especialista. Solo él podrá determinar si necesita lentes o no.

Detectar problemas visuales en los niños es sencillo si conoces cuáles son las conductas más comunes. Por eso, sigue bien estos consejos y no dudes en consultar con un médico si sientes que tu hijo está presentando algunos de estos problemas.

La prevención es la crucial para evitar que el ojo vago, estrabismo, u otra enfermedad visual se desarrolle. Así que nuestro consejo para ti hoy es: pay attention to their behavior!

Fuente: Eme de mujer

 

 

Compartir.

Deje una respuesta