Hablando Franco

0

 

Viven niños y jóvenes difíciles situaciones que los orillan al suicidio

Se supone, y creo que en la mayoría de los casos así es y ha sido, la época de la niñez y adolescencia, es de las más felices y relajadas, porque se tienen pocas responsabilidades, salvo las de sacar buenas calificaciones y ayudar en el hogar, por lo que cuando nos enteramos de noticias de suicidios o intentos de quitarse la vida de menores de edad, se nos eriza la piel.

 

Tal es el caso del niño de 10 años, vecino de la colonia Agualurca, quien trató de escapar por la puerta falsa colgándose en su vivienda, en donde, por suerte, fue descolgado por su hermana de 14 años ¡imagínese la escena traumática y desesperante!

El suicidio, a cualquier edad, es un acto de desesperación de quien lo comete, quien siente que no hay más escapatoria a sus problemas que acabar con su vida, pero no es así, ya que todo tiene solución, menos la muerte.

¿Qué puede orillar a un niño a querer quitarse la vida, y peor conseguirlo?, la verdad no puedo imaginar una respuesta, y tal vez para quien ve la problemática desde afuera y con frialdad, el problema que enfrenta puede ser algo mínimo, sin embargo, para quien vive esa situación y no encuentra un apoyo o no sabe cómo pedirlo, la situación se vuelve sofocante y sin salida, por lo que opta por la que considera su única opción.

De acuerdo con autoridades de Salud Mental, Sonora se ubica en el séptimo sitio a nivel nacional en cuanto a incidencia de suicidios, de ahí la importancia de los padres de familia y demás familiares, así como amigos estén al pendiente de los cambios de conducta, no sólo de menores, sino de personas de cualquier edad, que estén pasando por una crisis.

Como en otras ocasiones hemos comentado, hay indicios que nos pueden alertar cuando alguien cercano a nosotros está pensando en quitarse la vida, tales como cambios de humor, depresión, el que empiece a despedirse o a regalar sus pertenencias, sobre todo aquellas por las que siente algún apego especial, o bien, que comente sus intenciones abiertamente.

Todo ello son indicios de que esa persona está pensando en escapar por la puerta falsa, pero también, de que inconscientemente quiere que la detengan, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones no nos percatamos de ello hasta que ocurre la desgracia… Así que hay que estar alertas.

Sorprende cierre de casino por parte de la UEPC

Me llamó la atención un tanto tardía de las autoridades de la Unidad Estatal de Protección Civil, de cerrar el Gran Casino de Hermosillo, porque encontraron 61 irregularidades, desde la alfombra hasta las puertas, que dicen que no tienen las medidas correctas o adecuadas.

Y me extraña porque se supone que para empezar operaciones debieron contar con la autorización o anuencia en cuanto a instalaciones por parte precisamente de esa dependencia, sin embargo, hasta ahora, meses después de que abrió “les cayó el veinte”.

No se trata de que uno esté defendiendo a los dueños de ese centro de apuestas, pero uno no puede evitar preguntarse ¿si no cumplía con esas especificaciones, porqué le permitieron abrir?, o bien, ¿inició operaciones por “sus pistolas?

Dicen que en la actuación de las autoridades estatales hay “gato encerrado”, pero como no nos consta, lo comentaremos más adelante y le diremos qué fue lo que ocasionó la suspensión o cierre del local.

Correo electrónico [email protected]

 

 

Compartir.

Deje una respuesta