Columna 7

0

 

AMLO: De caudillo a tirano

La reciente visita a Hermosillo del ex priista Andrés Manuel López Obrador, permitió darnos cuenta de lo que muchos sabíamos que es: un caudillo con ínfulas de tirano.

Su semblante desmejorado, sin chispa, muy delgado, hasta cansado; es como luce Andrés Manuel López Obrador, el gerente general de Morena, que está por recibir su  registro formal como partido político por parte del INE, lo que le permitirá accesar a una gran cantidad de millones de pesos, para lo que el llamado ‘peje’ guste y mandé.

 

Por lo pronto, el tres veces candidato a la presidencia de la república por la “izquierda” mexicana, ya mandó en Sonora, y a su más fiel estilo autoritario, se ‘encaprichó’ con Javier Lamarque para que este por obra y gracia de él, sea el candidato de Morena al gobierno del Estado.

Contra lo que esperan muchos círculos políticos –porque la sociedad está ajena a estas pugnas- era que la Senadora Ana Gabriela Guevara fuera nominada para dicha posición, considerando la gran cantidad de votos que ella sola –así como se lee- conquistó en su contienda por el cargo que ahora ostenta.

Tal parece que las diferencias entre la Guevara y Alfonso Durazo –otro advenedizo-, así como el ‘enfriamiento’ de la relación de la legisladora con el dueño de Morena, llevaron a definir las cosas en base a intereses de grupo y no de la conveniencia para Morena y la izquierda sonorense.

López Obrador se define de nuevo de cuerpo entero como un tipo intransigente, intolerante, obstinado, opositor sistemático a todo, desempleado que gasta millones, empresario de la política de partidos, ‘gurú’ y “caudillo” de su propio proyecto de poder.

Las cosas en Sonora no pintan bien para quiénes se dicen de izquierda –se dicen, porque ya ni ideologías hay-, el PRD desarticulado, dividido, sin liderazgo y peleando migajas de poder entre los que administran la franquicia en la región, no pintará en las elecciones del año próximo.

Ni que decir del PT, cuya administración y regenteada la ostenta Jaime Moreno Berry, que ha hecho de la política un redituable negocio familiar, donde la búsqueda de espacios tiene como moneda de cambio las payasadas que realiza para ‘ensalzar’ o “ponderar” a todo aquel político o funcionario que le otorgue una dádiva.

La aparición del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), hace más profunda la división entre los políticos que militan, simpatizan, lucran o viven de la llamada izquierda sonorense.

Morena es un partido que surge de las entrañas del sistema político mexicano, con los defectos y deformaciones políticas muy marcadas, por la ambición desmedida de un solo hombre, que hasta la fecha y después de 18 años de buscar la presidencia de este país, no ha explicado cuál es su modo honesto de vivir y dedicarse a la política sin tener un trabajo ni encargo público.

Ese es Andrés Manuel López Obrador, el político dogmático y fundamentalista que aplica la máxima: “el que no está conmigo, está contra mí”; nunca le ha interesado democratizar este país, lo único que anhela es ejercer un poder de manera discrecional donde solo se haga lo que él dice sin discusión. Pero no debe olvidar junto con sus seguidores que la biología no perdona, ni al más casto, ni al más corrupto, su corazón, aunque late a la izquierda, ya lo sabe.

BUSCAPIES

¿Será verdad que los precandidatos a gobernador nos dejarán descansar este verano?  ¿Qué relación puede haber entre un buitre y un potrillo? ¿Qué hay detrás de la frase “No era Penal? ¿Cree usted en las conspiraciones? ¿Será verdad que unas patinetas provocaron la caída de la fachada del puente del Morelos?

 

Salud y Paz!!!

 

Horacio Molina M.
Dir. De Noticias Radio Fórmula Sonora.
TWITTER: @hmolinamoya
CORREO: [email protected]

 

Compartir.

Deje una respuesta