Columna 7

0

 

Líder de autodefensas en Sonora 

Con la novedad que Juan Manuel Mireles Valverde, el gran líder de las autodefensas en Michoacán fue trasladado a Sonora, para ser recluido en un penal de alta seguridad, según declaraciones de su abogada Thalía Vázquez Alatorre.

El Comisionado de Seguridad Alfredo Castillo argumentó en medios nacionales, que lo anterior ocurrió porque en Michoacán no cuentan con penal de alta seguridad, en base a los delitos cometidos por el internacionalmente conocido como Dr. Mireles.

 

Pongo lo anterior en un contexto de información, pues da pie a una reflexión muy personal, donde creo que el líder de las autodefensas michoacanas “negoció” con el gobierno federal su captura-entrega; donde lo que busca privilegiar es la vida.

Me queda claro que la permanencia de Mireles en Michoacán bajo cualquier esquema –ya sea en prisión o libre- le implicaría el intento “natural” de sus detractores, para ejecutarlo como un acto de venganza pura, pues fue el creador de las condiciones para que el Estado de Fuerza nacional pudiera ingresar a los territorios michoacanos, una vez con el dominio y control que solo las autodefensas lograron, por encima del propio ejército.

Creo que en Sonora –un estado seguro para Mireles- los riesgos de todo tipo, disipan en gran medida la posibilidad de un atentado contra el líder comunitario que sirvió como ‘avanzada’ para que el gobierno de la república pudiese restablecer el orden en aquel estado.

Soy un convencido de que el Dr. Mireles ha sido un aliado del gobierno federal y por tanto en correspondencia al papel jugado –y en gran medida hacerles la tarea- se busca oficialmente una salida a la situación que representa la libertad plena del médico de profesión.

Las autodefensas en Michoacán fueron las únicas fuerzas armadas que lograron poner en jaque al grupo del crimen organizado llamado Los Templarios, que habían asolado a la región y se adueñaron prácticamente no solo de los territorios, sino de los medios de producción, la producción misma y hasta de la vida de las personas, a quiénes a la fuerza los enrolaban en sus movimientos.

Por un segmento de la población michoacana Mireles es visto casi como un héroe nacional, por su arrojo, valentía, decisión y capacidad de liderazgo de muchas personas civiles que se enlistaron en una especie de milicia popular con matices de escuadrones de la muerte y que dieron pie a la ‘eliminación’ de muchos delincuentes que cometieron todo tipo de atrocidades contra la población civil en Michoacán.

Después de la creación de las llamadas policías rurales, Juan Manuel Mireles Valverde, de manera ‘natural’ quedaba fuera de un esquema institucional de seguridad que le permitiría portar armas con la observación de estado mexicano y lo dejaba como blanco vulnerable para eliminarlo de una manera sencilla y desde las mismas policías rurales, seguramente infiltradas por miembros del crimen organizado de aquella región de nuestro país.

Mireles está en Sonora, lo que debe significar por muchas razones para el sistema de seguridad nacional, un gran alivio, ante la paz social que sigue privando en nuestra entidad, además de la distancia y de la geografía de la entidad que siendo desértica es a campo abierto para cualquier incursión armada de la magnitud de las autodefensas o grupos de sicarios como los de Michoacán. Convencido estoy, de que hubo una negociación entre el Estado Mexicano y el Dr. Mireles para darle seguridad a él y a sus hombres más cercanos, usted dirá.

 

BUSCAPIES

¿Será verdad que Flor Ayala anhela ser diputada local de nueva cuenta? ¿Será verdad que tan mal anda el PAN en Hermosillo que ya piensan en un empresario como relevo emergente? ¿Por qué habrá tanto silencio con la multa millonaria que impuso la Conagua al FOSSI que preside el destituido Enrique Martínez? ¿Dónde estarán los ferreteros que tanto lo “apoyaron? ¿Por qué está tan deforestado Hermosillo y la autoridad competente no hace nada al respecto?

 

Salud y Paz!!!

 

Horacio Molina M.
Dir. De Noticias Radio Fórmula Sonora.
TWITTER: @hmolinamoya
CORREO: [email protected]

 

Compartir.

Deje una respuesta