Sin medias tintas

0

 

Padecen inseguridad pasantes

Es insegura la Plaza Zaragoza

Llueven parabienes a Senadora

Casi terminan puente peatonal

“Padecen” de inseguridad…Y como una cosa lleva a otra, con el que terminó de aflorar “el mal” que “padecen” los doctores que hacen su servicio social en los lugares más apartados de Sonora, es con el asesinato de María Concepción dela Torre, la médico pasante de la Universidad del Valle de México (UVM), por como los orillan a que se jueguen la vida, al enviarlos a esos inseguros lugares.

 

Ya que el homicidio de Concepción, a manos de su pareja sentimental, Carlos Armando Meza López, provocó que saliera a flote una problemática que ya se había convertido en un “cáncer”, por aquello de que nomás no le habían encontrado una “cura” o solución, como es a la manera en que exponen a los recién egresados de las escuelas de Medicina, al prácticamente mandarlos a tierras sin ley. De ese pelo.

Casi por nada es que las diferentes universidades como la UVM, Unison, Autónoma de Baja California (ABC) y Autónoma de Guadalajara (UAG), entre otras, cumplieron la amenaza que ya habían externado desde tiempo atrás, que es la de retirar a esos galenos de los pueblos sonorenses, hasta que les garanticen una mayor seguridad y se modifique el esquema de dichas prácticas profesionales. ¡Tómala!

En esos términos está el mal diagnóstico que presentara la encargada del área de Servicio Social de la Universidad de Sonora (Unison), María Elena Rivera Torres, al confirmar que casi dos centenares de prestadores de esa práctica ya abandonaron las localidades en la que estaban, por como se recrudeciera el  temor existente, por las amenazas de las que anteriormente ya habían sido objeto en los últimos tiempos.

Y es que en base a la denuncia que externaran en el marco de una reunión en la que participaran los universitarios, maestros y padres de familia, se hizo una radiografía del cómo los dejan a la buena de Dios en esas inseguras comunidades, sobre todo las localizadas en la sierra alta, el Río Sonora y la región del desierto de Caborca, en las que se sabe que pululan toda clase de mañosos y mafiosos. ¡Vóitelas!

O séase que es un problemón de inseguridad y de tipo laboral, ya que con todo y esos riesgos que los hacen  enfrentar, únicamente los “apoyan” con una beca que va de los $300 a los 1,500 pesos, por lo que a ese extremo es que los condicionan para que puedan aspirar a que les entreguen el título, de ahí el llamado que les hicieran a las instancias estatales, en el ámbito de Seguridad y Salud. ¡Zaz!

Porque han de saber que aunque apenas están en la etapa de formación, aún así los ponen al frente de módulos de salud, por nadie querer ir a esos recónditos lugares, con lo que ponen en peligro la salud de los pacientes, por todavía no tener la preparación suficiente, de ahí que cuando fallan en su atención, lo que son los familiares de los enfermos  luego luego se quieren desquitar con ellos. ¡Palos!

En lo que es una grave situación de la que ventanean que se desatendido el “insaludable” secretario de Salud, Bernardo Campillo, -¿y de cuál no?-, por cómo hasta hora no había hecho nada por remediarla, hasta que finalmente entrara en “terapia intensiva”, con la retirada que ordenaran las diferentes “Unis”, eso como una medida de presión para que hagan su parte para “aliviarla”. ¡Pácatelas!

                                                

Ya ni la Plaza Zaragoza está segura…Donde vaya que la incompetencia policíaca ya pasó a mayores es en la Plaza Zaragoza, después de que ahora hasta se agarraran a balazos los cholos que desde hace rato han invadido ese espacio de ex sano esparcimiento, en esta ocasión con un saldo dos lesionados, uno de ellos con una herida de bala, lo que evidencia que ya ni ese céntrico lugar está seguro. ¡Ñácas!

Pues si eso pasa en un centro de esparcimiento, que se supone que es familiar, ya se imaginarán que no sucederá en las plazas que están más alejadas, donde los policías brillan por su ausencia, no como en la ubicada frente a Catedral y los palacios estatal y municipal, que está llena de “guaruras”, pero ni así han tenido la capacidad para ahuyentar a los pandilleros y malandrines que ya la han tomado por asalto.

Ante lo que sobra apuntillar que es un tache más para el jefe de jefes de la Policía Preventiva Municipal, Gerardo Jiménez Ochoa, debido a que han dejado que la cholada se apodere y empodere de esa zona, en la que se reúne familias, niños y abuelos, pero ahora arriesgando el pellejo, por como esas condenables riñas con armas blancas y ahora incluso con pistolas, se han vuelto una constante. Así la nulidad.

Toda vez que ante la apatía de los polizontes comisionados para vigilar esa área, quienes dicen que nomás se la llevan noviando, es que ya se ha vuelto común el ver “bolitas” de esa clase de vagos merodeando por ese sector, tratando de dar “un golpe” o en última instancia liándose a golpes, como está vez lo hicieran, poniendo en riesgo a los inocentes paseantes, sobre todo los fines de semana.

Es por eso de la pregunta que todo mundo se hace, de que sí dónde está la Policía o para qué sirve, ya que no han podido ni garantizar la seguridad de una plazuela como esa, derivado de que ya no solamente acuchillan, sino que además tirotean, con lo que no únicamente están exhibiendo a Jiménez, sino a todos los que conforman esa corporación, al ser rebasados por los vándalos. De ese tamaño.

                                    

Le llueven parabienes…La que dan cuenta que ayer recibió más menciones y felicitaciones, al estilo de la selección mexicana de “fut”, que sorpresivamente empatara con Brasil, es la senadora priísta, Claudia Pavlovich, y no es para menos, por haber cumplido un año más de existencia y en el momento de más éxito en su carrera política, por hoy en día también ser “preca” a la gubernatura. ¡Órale!

No por nada es que a la también llamada “Chica Dorada” le llovieran parabienes y no solamente con motivo de su comentado “cumple”, sino en lo que tiene que ver con su proyecto político, de ahí que esa celebración hubiera sido un buen termómetro para medir el ambiente que se trae, que por lo que se vio y la apapachada que le dieron, concluyen en que es por demás positivo, o con saldo a favor.

Y no es para menos que Pavlovich Arellano ande con los bonos a la alza, por como le ha talachado en pro de los sonorenses, como ahora que gestionara y consiguiera ante el Gobierno federal una inversión histórica de 160 millones de pesos para el rescate de la actividad pesquera de la Entidad, lo que generará beneficios directos para casi mil 300 familias de pescadores. De ese vuelo.

Así que “La Clau”, agradecida como es, reconoció la disposición y apertura del las dependencias del ramo para conocer y atender la problemática que aqueja a los grupos organizados dedicados al trabajo en el mar, de ahí que le echara flores al secretario de Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez; así como al comisionado de Conapesca, Mario Aguilar Sánchez; y al director de Inapesca, Raúl Romo Trujillo.

Si se parte de que no es enchílenme o pésquenme otra, el haber concretado esos financiamientos para hacer despegar esa actividad en las regiones de Puerto Peñasco, Guaymas, Empalme y Yavaros, y que además incluyen $89 millones para la reparación y modernización de igual número de embarcaciones, con lo que sí que los está sacando a flote. Así el acierto de la cumpleañera.

                                      

¡Puente a la vista!…En lo que es una buena, para el que ya dieron fecha es para la conclusión del puente peatonal que levantaran entre la Universidad de Sonora y el Hospital General del Estado, el cual proyectan terminar para la segunda quincena del próximo mes de julio, según lo adelantado por el coordinador de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue), Marcos Noriega. ¡Qué tal!

Con lo que ya solo es cuestión de tiempo o de unas dos semanas y cacho para que la administración municipal del alcalde Alejandro López Caballero haga realidad lo que era un eterno anhelo, como es el de contar con un pasadizo en ese punto para cruzar el transitado bulevar Luis Encinas, si se toma en cuanta que es una necesaria obra que ya presenta un avance que casi araña el 100%.

Ya que de acuerdo a lo reseñado por Noriega Muñoz, es una construcción hecha a base de concreto hidráulico, con rampas avaladas por las normas nacionales e internacionales, ya que su uso incluye a personas con discapacidad, además de que cuenta con la aprobación del Colegio de Ingenieros de Sonora, de ahí que ya se hacen las adecuaciones en tierra, para que los ciudadanos hagan una utilización correcta.

 

Aunque ahora el gran reto será el que los usuarios para los que está proyectado realmente lo utilicen y no se convierta en un “elefante blanco” más, con una inversión cercana a los $4 millones de pesos, razón por la cual es que tendrán que agregarle alguna malla lateral a los lados de esa vialidad, a fin de evitar que la gente se continúe arriesgando a pasar toreando el carrerío que por ahí circula. ¿Qué no?

 

Compartir.

Deje una respuesta