Sin medias tintas

0

 

Hubo quinto malo en caso ABC

Que “le cae el veinte” a Alcalde

Siguen muy oscuros en la CFE

Sí hay quinto malo…Donde sí que hubo quinto malo, contrario al dicho, es en el incendio de la Guardería ABC, en el que murieran 49 niños, ya que a 5 años lo único que sigue habiendo son marchas y homenajes, pero nadie en la cárcel, al imperar la impunidad, por los principales involucrados ser puros funcionarios y personajes poderosos, de los llamados “cuello 18”, a los que no les han hecho nada. ¡Zaz!

Con todo y que acaban de reaprender al ex titular dela Unidad de Protección Civil Municipal, Roberto Copado Gutiérrez, pero a todas luces nomás para taparle el ojo al macho y que se vea como que están haciendo algo para acallar los clamores de justicia que desde el 5 de junio del 2009 han mantenido los padres de familia afectados, sin que hasta el momento hayan visto nada claro. De ese pelo.

 

Porque aún y cuando no se ha identificado a los culpables directos de la más grande tragedia infantil que ha ocurrido en México, si hay obvios responsables indirectos, por la cadena de negligencias que se cometieran por las diferentes instancias gubernamentales para permitir que operara esa estancia subrogada del IMSS en un edificio no apto, como era un improvisado bodegón. ¡Pácatelas!

Que es precisamente por lo que de nuevo se volvió a detener o “copar” a Copado Gutiérrez, y curiosamente en la antesala de la conmemoración de un año más de ese siniestro, precisamente por otorgar el permiso para que se embodegara a cientos de infantes en un viejo edificio y a un lado de un almacén de la Secretaría de Hacienda estatal, que es la que ardió y de ahí se propagó el fuego.

Aunque como siempre el hilo se está rompiendo por lo más delgado, con el arresto de Copado, porque lo que son a los altos vividores públicos, como el ex director nacional del Seguro Social, Juan Molinar Horcasitas; o el ex secretario de Hacienda, Ernesto Vargas Gaytán, así como a los socios de la misma ABC, no los han tocado ni con el pétalo de una rosa, de ahí el por qué de la indignación que hay.

Pues la última que había estado en el “botellón” es la ex coordinadora de zona de Guarderías del IMSS, Delia Irene Botello, a la que dizque no se le pudo comprobar ninguna irresponsabilidad, mucho menos se la podrán probar a la que era su jefa nacional, Carla Rochín, como tampoco al resto de los implicados de “pedigrí”, que sí tienen lana para pagar un abogado y poder eludir la Ley y las rejas.

Es por eso que sea una injusticia con el que se hace el mismo circo cada vez que se aproxima la fecha en que sucedió, pero sólo para hacer ruido mediático, porque lejos de enjuiciar a los responsables, por el contrario poco a poco los han ido exonerado, como a algunos de los empresarios que regenteaban ese lucrativo negocio, y como “ño”, si una socia era pariente de la ex primera dama, Margarita Zavala.

Lo que pone de manifiesto la red de intereses políticos y económicos que ha habido, como para que hoy en día haya 49 chiquillos y chiquillas en el panteón, y ningún responsable en prisión, por poder más los tráficos de influencias y sobornos, que la estricta aplicación de las leyes, para no tocar a los pudientes, o a quienes las pueden, motivo por la cual ahora sí que van a seguir “marchando”. ¡Vóitelas!

Luego entonces con la detención de Copado se abre un capitulo legal más que habrá que ver en qué para, que no se descarta y que vaya a ser más de lo mismo, o pura simulación para seguir “dorándole la píldora” a los que demandan un castigo para los causantes de ese trágico desastre, muchos de los cuales todavía andan huyendo y otros amparados disfrutando de una libertad que no se merecen. ¡Ñácas!

“Le cae el veinte”…Al que finalmente “le cayó el veinte” de los excesos que cometen sus agentes es al alcalde de Santa Ana, Manuel Rivera Velasco, al aceptar la recomendación que le emitiera la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) para que cesen los abusos policíacos en que incurren, porque se dio el caso que hasta a los visitadores de esa institución “encañonaron”. ¡Tómala!

Así que tarde, pero lo que es el “Presi” Municipal emanado del PAN y el Panal, con la cola entre las patas se presentó ante el “Preciso” de la CEDH, Raúl Ramírez, para pedir paz y reconocer que a sus polizontes se les estaba pasando la mano, al no haber respetado ni a sus enviados, de ahí que al estilo de “Soy Paquito y ya no haré travesuras”, prometiera frenar esos atropellos en perjuicio de la ciudadanía y turistas.

Pues aunque se sabía que era un municipio en el que por siempre habían imperado los desenfrenos  policíacos, pero no se creía que llegaran a tanto, como en esta ocasión en la que ya no solamente atentaran contra los que viajan y por ahí cruzan, sino que además contra los propios representantes de esa instancia defensora de las garantías individuales, lo que ya fue el acabose. De ese vuelo.

Casi por nada es que Rivera Velasco no sólo reconociera ese error, sino que además anunció que ya se tomaron cartas en el asunto, al grado de que ya presentaron su renuncia el ahora ex director de Seguridad Pública, Alessio Borbón Valencia, así como el comandante operativo, Domingo Valencia Burgos, que eran los que montaban esos retenes y no de la loma, sino carreteros, para “parar” viajeros y viejeros.

Ciertamente que era lo menos que ameritaba que se hiciera, por como ya estaban las denuncias de ciudadanos, viajantes, empresarios y autoridades de Estados Unidos, quienes previamente ya habían dado “el pitazo” o alzado la voz ante el Estado, como consecuencia de esas arbitrariedades, que es lo que motivó que se hiciera esa inspección, con lo que vaya que los de la CEDH las vivieron en carne propia.

En lo que viene a ser otro punto a favor para el ombudsaman sonorense o Ramírez Ramírez, por como ha seguido velando porque se respeten los derechos más elementales de los sonorenses y visitantes, aunque ahora habrá que ver si Rivera cumple su palabra y por fin se erradican esas violaciones al libre tránsito, ya que les había dado hasta por “multar” en la carretera federal, cuando no es de su jurisdicción. ¡Qué tal!

                                 

Siguen muy oscuros los de la CFE…Los que se volvió a demostrar que nomás no dan una son los de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), porque resulta que no solamente con las lluvias dejan sin “luz” a los usuarios, sino ahora también con los calores récords que se han presentando, o al menos es lo que están pretextando, para justificar los apagones que se han suscitado. Así la incompetencia.

Ya que a media mañana del martes y con casi 48 grados a la intemperie en ese momento, a los de la “Comisión” les volvió a fallar el suministro eléctrico, de ahí que muchas escuelas y comercios tuvieran que suspender actividades, ya que muy seguramente que por la falta de previsión se les salió de operación un circuito de una subestación, además de la afectación de fusibles en diferentes sectores de la ciudad.

Toda vez que para los miles de acalorados afectados resulta imperdonable o poco creíble que el superintendente de la zona Hermosillo, Leopoldo Rodríguez Soto, hubiera salido con que les ganó la demanda de electricidad de la población, cuando se supone que para eso ya deben estar preparados, a no ser y que todavía no se hayan dado cuenta de que ya se está en la época de verano. ¡Por favor!

Porque aunque usted no lo crea, pero con esa batea de baba es con la que saliera el electrocutado o quemado de Rodríguez Soto, pues por más “jalones” de energía que pueda haber, es de suponerse que tienen proyectados o medidos todos esos posibles escenarios, y más cuando de antemano ya hay un pronóstico que hace prever que deberán aumentar la capacidad de abasto.

Lo que lleva a concluir que el citado “Polo” Rodríguez y sus operadores viven muy fuera de la realidad que padecen sus clientes, al condenarlos a sudar la gota gorda con el mencionado y condenado corte eléctrico, y todo por ni siquiera escuchar al famoso meteorólogo Martín Barrón, cuando menos para que a partir de sus predicciones tomen sus precauciones, pero todo hace indicar que ni eso hacen.

 

Al por sentido común intuirse, que a mayores temperaturas, más se dispara el uso de las “refrís” y de todo lo eléctrico para aminorar el sofocón, por ser “Elemental, mi querido Watson”, como dice la célebre frase. Y eso que son de “clase mundial”, que tal si no.

 

Compartir.

Deje una respuesta