Hablando Franco

0

 

Muerte de doctora evidencia la importancia de denunciar la violencia intrafamiliar

La muerte de la residente de medicina, Concepción de la Torre, ocurrida durante el fin de semana a manos de su novio, puso en evidencia una vez más, la importancia de denunciar  cuando nos enteremos de que un familiar o una amistad es víctima de violencia doméstica, ya sea sicológica o física.

El asesinato de la profesionista, quien hacía su residencia en Soyopa, alejada de su familia, viviendo en silencio el maltrato a que era sometida que finalmente la llevó a la muerte, y que en determinado momento le confió  a sus amistades cercanas, sin que éstas lo denunciaran, pone en evidencia la necesidad de no callar para evitar otra tragedia.

 

Solamente quien ha padecido violencia doméstica, puede entender cuando la mujer ve minada su autoestima, porque quienes hemos tenido la suerte de tener una relación sana, se nos dificulta entender porqué callaba el maltrato, sin embargo, la violencia por parte de quien es tu compañero, transforma a la mujer quien vive encerrada en su mundo de terror.

Además, lamentablemente, hay estudios que muestran que las víctimas de maltrato se ven inmersas en una relación de co-dependencia con su  agresor, que es muy difícil de romper, pese a los llamados sus amigos y familiares, de ahí que éstos deben de denunciar ante la autoridad y sobre todo buscar ayuda sicológica para la víctima para que rompa el círculo.

Esperemos que la muerte de esta profesionista, como también ocurrió con la joven Priscila, asesinada a manos de un hombre originario de India, ocurrida en julio del año pasado, deben de estar presentes en quienes padecen violencia y quienes conocen de casos para alertarlos y sobre todo, para buscar ayuda.

Piden familiares no usar caso de doctora como bandera social

Como sabemos, durante el sábado el caso de la muerte de la residente médico corrió como reguero de pólvora en las redes sociales, y rápidamente se aprovechó la coyuntura para señalar la inseguridad que se vive en los pueblos y algunas voces hasta dijeron que los médicos “son especiales”, esto es, una raza aparte y que por ello deberían de darles mayor seguridad, sobre todo a quienes hacen su servicio social en comunidades alejadas.

Claro, el dolor y la frustración provocan que se pierda la dimensión de lo que se dice, pero tanta seguridad merece el repartidor de mercancía que llega hasta los lugares más recónditos del estado, como el médico o el obrero que va a los mismos sitios a realizar su labor, o los propios residentes de esas zonas que según dicen, están en manos de grupos criminales, aunque las autoridades dicen que no hay tal inseguridad.

Por ello, ayer el hermano de la profesionista asesinada, Jesús de la Torre acudió al noticiero matutino de Proyecto Puente que se transmite en Stereo 100, a cargo de nuestro colega Luis Alberto Medina, ante quien demandó que la muerte de su consanguínea “no se utilice como bandera social, porque ella murió por las decisiones que en vida tomó”.

Son declaraciones fuertes, que deben de ser muy dolorosas para la familia, que nunca se percató que la joven era víctima de violencia por parte de su novio, a quien le abrieron las puertas de su casa y no observaron que era un sicópata, quien urdió desde semanas atrás una estratagema de culparla por la muerte de un paciente que nunca existió.

Según explicó el hermano de la doctora asesinada, el novio Carlos Armando Meza López, mandó mensajes intimidatorios a la víctima, haciéndose pasar como familiar de un paciente que supuestamente había muerto porque ella no estaba en el consultorio cuando acudió a demandar atención, sin embargo, eso no ocurrió, sólo era otra forma más de tortura sicológica.

Agregó que luego de la trágica muerte de su hermana, sus amigos relataron la relación violenta que vivió con su novio, lo cual, tristemente nunca denunciaron y que finalmente la llevó a la muerte, de ahí la importancia, repetimos, de denunciar a quienes mediante la fuerza y la intimidación, incurren en violencia intrafamiliar contra las mujeres, niños y ancianos… Evite convertirse en víctima o en cómplice por omisión…

Correo electrónico [email protected]

 

 

Compartir.

Deje una respuesta