Hablando Franco

0

 

Perdura dolor y demanda de justicia para los 49 niños muertos en la guardería ABC 

Efectivamente, a cinco años del incendio de la Guardería ABC del IMSS, no hay perdón y tampoco olvido… Ayer miles de personas participaron en esta capital en una marcha en demanda de justicia.

Pero no sólo en esta ciudad hubo manifestaciones y demandas de justicia, sino que tanto en otros puntos del estado como del país, e incluso en el extranjero, hubo marchas y otras ceremonias para recordar la peor tragedia que se ha vivido en Hermosillo, en Sonora, México y posiblemente el resto del mundo.

 

No es cualquier cosa que el descuido, la negligencia, la corrupción, o vaya usted a saber la verdadera causa de la muerte de estos inocentes pequeños, que se agrava, si es posible eso, con la indiferencia de las autoridades que a cinco años de un hecho tan doloroso como ese no ha impuesto un castigo ejemplar y ni siquiera ha identificado a los responsables.

Para colmo, la muerte de estos niños y niñas ha servido para muy poco, porque las guarderías públicas siguen operando en condiciones de riesgo, incluso en esta capital que fue el escenario de ese trágico hecho y en donde se supone que se deberían de haber implementado medidas suficientes para que no se repita este hecho.

Sin embargo, con frecuencia vemos como en una, otra y a veces en las mismas guarderías, ocurren desalojos porque se activan alarmas o se encuentran desperfectos en las instalaciones y todavía muchas no cumplen con las medidas de seguridad suficientes para resguardar la integridad de los menores.

Es cierto, los padres por la necesidad de trabajar muchas veces ignoran el riesgo que corren sus vástagos,  pero con los hijos no nos debemos de dar ese lujo y debemos de revisar en qué condiciones se quedan nuestros pequeños para evitar que ocurra otro hecho similar o peor.

No basta con recordar cada cinco de junio la tragedia, sino que durante todo el año debemos de tenerla presente para que no suceda de nuevo y sobre todo, debemos de mantener la demanda de justicia para esos 49 inocentes y apoyar a sus familias en sus luchas.

 

El viacrucis de los sobrevivientes y sus familias 

Desde que ocurrió la tragedia la mayoría hemos lamentado y estado al pendiente de la muerte de los 49 niños, sin embargo, hay 80 menores más que sufrieron quemaduras internas y externas, quienes han vivido y vivirán en condiciones sumamente difíciles por la magnitud de esas heridas y ellos también deben ser escuchados y apoyados.

Esos menores han pasado por innumerables cirugías, terapias respiratorias y sicológicas, además,  en algunos casos, su vida será totalmente diferente a la del resto de las personas y muy distinta a como seguramente sus padres habían soñado.

Por ellos también hay que buscar justicia y sobre todo estar al pendiente de que continúen recibiendo la atención médica que requieren para mejorar las difíciles condiciones en que se encuentran.

 

Hay que recordar que uno de los compromisos y acuerdos que realizó el IMSS fue darles atención médica especializada de por vida, sin embargo, nos enteramos que en algunos casos no ha sido así, por ello hay que pugnar porque se les atienda siempre.

 

Compartir.

Deje una respuesta