Columna 7

0

 

 

Redes Sociales: Arma de doble filo 

No podemos negar que las redes sociales se han convertido en disparadores de la información en el mundo, pues por encima de cualquier medio tradicional, dichas redes tienen un efecto inmediato en círculos de opinión que no “filtran” la información y mucho menos la confirman.

Lo anterior viene como referencia por el triste homicidio de una joven mujer que se desempeñaba en su servicio social en la zona serrana del estado, y que era egresada de la Universidad del Valle de México de esta ciudad.

 

El fondo del homicidio resultó de acuerdo a las declaraciones vertidas en conferencia de prensa por el Procurador Carlos Navarro, al revelarse que el móvil indicaba la participación de la pareja sentimental de la víctima y de igual manera médico de profesión, que contó con un cómplice para cometer el delito.

Lo grave; el papel de las redes sociales donde el círculo primario del perfil profesional de la joven mujer, corrió en redes sociales una versión basada en la violencia producto de la inseguridad que argumentaron priva en el estado, y en particular con los pasantes de medicina que deben por ley hacer su trabajo en comunidades rurales.

Lo anterior llevó que hasta autoridades académicas de la UVM Hermosillo, recriminaran sin más elementos que las versiones de redes sociales, un clima de violencia sobre dicho profesionistas y demandaban al gobierno estatal poner un alto.

Expresiones como “Ni uno más”, se viralizaron en cuestión de horas y se empezó a dar por un hecho algo que no tenía ni un solo elemento de juicio para así suponerlo.

La realidad revelada por el Fiscal Estatal, lanza contra nosotros mismos –la sociedad- el móvil del homicidio, pues la violencia entre las parejas resulta la causa que puso fin a una relación con un serio perfil patológico, que tal parece, de manera irónica, nadie de su gremio se percató o lo consideró antes de emprender señalamientos en la Redes Sociales.

Delicado y hasta grave puede resultar que una autoridad tome acciones y decisiones gubernamentales en función a lo vertido en redes sociales, estoy de acuerdo que en el caso de una investigación criminal sea un referente para una posible línea de investigación, pero hasta ahí como un principio de la integración de una averiguación previa que debe realizar un agente del ministerio público.

El manejo de Carlos Navarro Sugich fue efectivo y de resultados inmediatos, alejado de toda pasión y aventura protagónica, se puso a trabajar y los resultados quedaron a la vista, dejando su acción con un palmo de narices a los actores de la técnica del rumor en tales redes.

No puedo oponerme, ni descalifico las Redes Sociales, solo soy partidario de un uso responsable en temas tan delicados como la seguridad, porque generar climas de “linchamiento” en contra de las autoridades de una manera virtual no abona a que mejoremos como sociedad.

Las causas de muerte de esta doctora son mucho más profundas y de un origen muy familiar, donde la falta de arraigo y formación con valores impiden que muchas mujeres puedan ver a tiempo que están siendo víctima de violencia y que todos los días retan a la muerte; a pesar del esfuerzo de las autoridades con diversas campañas de prevención, pero con el silencio y la apatía de los padres de familia. Bien por el manejo del Procurador Navarro Sugich, mal, muy mal por las Redes Sociales.

BUSCAPIES

¿Podrá la PROFECO ponerle un alto al abandono que TUFESA hace de sus usuarios cuando son víctimas de un delito viajando en uno de sus camiones? ¿Qué estará esperando la PROFECO para actuar? ¿Estarán arreglados como se presume lo está el negocio Qué Rollo Sushi? ¿Será verdad qué pasa lo mismo con las gasolineras? ¿Podemos incluir a las gaseras?

Salud y Paz!!!

 

Compartir.

Deje una respuesta