Columna 7

0

 

Guardería ABC: 5 años de mentiras 

Seguirán pasando los años por encima de la tragedia de la Guardería ABC, que en su momento conmovió, enrabió y bañó de llanto a muchas familias sonorenses.

Una investigación con características de las muchas que se realizan por las autoridades judiciales de este país, que lejos de aclarar, confunde, que lejos de buscar justicia la impide, que lejos de buscar la verdad, la acalla, que lejos de encontrar culpables, los oculta.

 

Después de cinco años a pesar de lo que pretenda decirse, el caso ABC, sigue siendo un suculento botín político para muchos actores políticos no solo de Sonora sino del país entero.

La parte que todo mundo callamos –porque así queremos que sea- es aquella que tiene que ver con los padres de familia; mismos que se dividieron y tomar rumbos diferentes, y representan intereses seguramente muy ajenos a los niños que murieron –aunque duela es la verdad-, que hasta precio pusieron algunos, y otros tantos se quedaron en la ruina y perdidos al haber lucrado con los trágicos acontecimientos.

En lo personal, seguiré considerando que la pieza clave de todo esto, es el fondo de la tragedia, considerando las razones que motivaron para que esto pasara, y donde la “justificación divina”, quedó rebasada desde el momento mismo de los acontecimientos.

Paradójicamente, circunstancial o ‘extrañamente’, hay datos dignos de poner en el escenario de la reflexión seria y objetiva, donde destaca el hecho de que justo ocurrió a un mes de una elección para gobernador en Sonora, justo en la guardería a un costado de un edificio del gobierno del estado y justo, los dueños, familiares de cuando menos dos candidatos a distintos cargos de elección por el partido político que fue avasallado en la contienda.

Los hechos anteriores pueden ‘escandalizar’ a unos o ‘molestar’ a otros, pero lo que es cierto que ahí están y no pueden borrarse como sucede mucha veces con las escenas del crimen, como el caso Colosio, donde Lomas Taurinas se transformó en un icono de modernidad exprés por parte de las autoridades, que de ser una zona en olvido y abandono, recibió todos los beneficios del desarrollo y hasta de concretos sus ahora sus calles y cañadas, que aún guardan las cicatrices de las bocas de lobo, que verdaderamente eran.

La tragedia de la Guardería ABC, lastima y señala a personajes muy encumbrados de todas las esferas políticas y sociales, razón que impide a la “justicia” tener claridad en su atención y respuesta sobre lo que verdaderamente ocurrió aquel 5 de junio del 2009.

Interminable lo escrito sobre el tema, gastadas las gargantas de los que han hecho lo propio, sin embargo; todo está como al principio y se sigue jugando con toda la sociedad, utilizando la fecha y sus cercanías para reavivar la herida, para golpear políticamente, pero jamás para llegar al fondo.

Justo en el preámbulo del cinco de junio desde hace cinco años, se habla del tema, hay nuevos indicios, otros peritajes, declaraciones no reveladas del expediente, se convierte en nota nacional, está en la boca de todos, en el corazón de poco y en la conciencia de nadie.

Digo lo anterior porque hay un serio problema con las guarderías y estancia infantiles en el estado, basado en las declaraciones de la propia Unidad Estatal de Protección Civil, donde Carlos Arias ha sido enfático en señalar las serias deficiencias en las instalaciones de gas y sus estufas ya pasadas a la historia, sin que los propios padres de familias, los que hacen negocio como dueños de las guarderías o estancias y las propias autoridades, que no se inmutan –ni lo harán- hasta que seguro estoy –Guarde Dios la hora- ocurra otra tragedia.

Escuchamos los mismos discursos, el mismo dolor –poco a poco diluido por el tiempo y hasta por el dinero-, las mismas acciones, el mismo olvido, la misma indiferencia y el mismo abandono después de una marcha, un pronunciamiento y las mismas lágrimas de sangre. Tristemente es una realidad que nos abraza, pero queremos morir engañados.

 


 BUSCAPIES

¿Será la tragedia de la guardería ABC un horrendo crimen o un fatal accidente? ¿Habrá intereses políticos en este caso o es todo circunstancial? ¿Tendrá color el interés de la tragedia en el fondo o es de muchos colores? ¿Habrá alguien capaz de provocar una tragedia igual teniendo como fondo el poder? ¿Por qué andará amparado Juan Carlos Lam Félix ex funcionario boursista?

 

 

Salud y Paz!!!

 

Compartir.

Deje una respuesta