Exigen justicia en caso de negligencia médica en el Isssteson

0

 

Desde el 2003 el señor Francisco Bustamante Estrada ha venido luchando para exigir justicia en el caso de negligencia médica que se cometió en prejuicio de su hijo, en el Hospital Ignacio Chávez de esta capital, donde murió el 5 de agosto de 2003, a causa de un mal diagnóstico.

Desde la muerte de su hijo, Francisco Bustamante ha emprendido una lucha para que las autoridades asuman la responsabilidad de la negligencia médica, y para que se indemnice a los cuatro hijos que dejó el fallecido, a quienes les fue retirado el servicio médico.

 

La víctima era trabajador de base en el Departamento de Bomberos de Hermosillo, e ingresó a dicho nosocomio el día primero de agosto del mismo año para ser operado de la vesícula, órgano en el que previamente le habían detectado problemas.

Sin embargo, según el testimonio de su padre, y de acuerdo a lo que señalan las investigaciones posteriores, ya encontrándose hospitalizado se pospuso su operación y le dieron otro diagnostico:

“Mi hijo ingresó el día primero de agosto, ya tenía estudios realizados, endoscopias y demás; estaba sufriendo un dolor inmenso, pero lo único que hicieron fue inyectarle droga desde que lo internaron”, explico el señor Bustamante.

 

Cambian el diagnóstico

Comentó que fue el propio director de cirugía de la institución quien aseguró que el padecimiento de su hijo era pancreatitis, por lo que no requería ser operado, sin embargo, a los cuatro días de su ingreso, muere pro complicaciones en la vesícula.

Ante ello el señor Francisco Bustamante inició ese mismo año un juicio legal en contra del ISTESSSON, y además recurrió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a la Comisión estatal de Arbitraje Medico para solicitar la intervención de dichas instancias en el caso, y aunque los fallos han sido a su favor hasta la fecha no ha sucedido nada en el caso.

El denunciante muestra documentación de la CEDH donde dicha institución comprueba mediante un arbitraje médico, se incurrió en una negligencia en la muerte de Pablo Bustamante Romo, debido a un diagnostico tardío de la enfermedad que lo llevó a la muerte.

En el documento se establece lo siguiente: En las apuntadas condiciones queda claro que la muerte fue la vesícula biliar inflamada, infectada, necrosada y con pus, lo que provocó un choque séptico que llevo a su muerte (…) padecimiento este, que como se dijo, no fue atendido adecuadamente por no lograr un diagnostico oportuno, lo que se traduce en falta de pericia, por parte del personal que lo atendió”, se manifiesta en el escrito.

 

Dictamen oficial

El documento está firmado por el perito medico, Dr. Manuel Bernal Duran, y en el queda claro que sí existieron irregularidades médicas y técnicas que sustentan negligencia en la atención prestaba a la víctima.

El padre del ex bombero, indicó que tiene también la documentación del fallo emitido por la Comisión de Arbitraje Médico, sin embargo sigue luchando por la indemnización para sus nietos.

“Lo único que recibieron mis nietos cuando murió su padre, fue el ahorro que tenia él en el ISTESSSON, pero quedaron sin servicio médico”, expresó Bustamante Estrada. Lamentó que hasta el momento no pueda hacerse justicia este caso, aún cuando la propia CEDH y la misma Comisión Nacional de Derechos Humanos, tienen pruebas de cómo sucedieron los hechos, después de un análisis minucioso al expediente clínico de la víctima.

 

Pide el apoyo de las autoridades estatales, y asegura que llegará hasta las últimas consecuencias, para que se deslinden responsabilidades y se indemnice a sus nietos, quienes quedaron desamparados desde hace diez años, cuando el menor de ellos tenía apenas cuatro años de edad.

 

Compartir.

Deje una respuesta