Muere madre e hijo intoxicada en Cajeme

0

 

Una mujer y su hijo de tres años falleció luego de intoxicarse por inhalar un fungicida de elevada toxicidad que fue aplicado en una bodega contigua a su domicilio en la colonia Sochiloa de Ciudad Obregón, en donde el jefe de familia y otro menor, están graves, además se tuvo que desalojar a vecinos y a niños de una guardería cercana.

 

El trágico suceso ocurrió la mañana de ayer en la vivienda ubicada en la calle Francisco Urbalejo, entre Tabasco y California, en la citada colonia, en la casa marcada con el número 232.

 

El fatal hecho generó que todos los vecinos del lugar, así como alrededor de 150 niños  de la guardería “Universo Infantil”, que se localiza a espaldas de la bodega, por la calle Aureliano Anaya entre Tabasco y California, fueran evacuados por personal de la Unidad Municipal de Protección Civil.

También intervinieron elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública, en tanto que agentes de la Policía Municipal se encargaron de acordonar el área de la funesta contingencia.

Quienes perdieron la vida fueron identificados como Cinthia Wendolyn García Lerma, de 31 años y su hijo Ángel Francisco Méndez García, de tres años de edad. El deceso de la primera ocurrió alrededor de las 9:00 horas y el de su vástago una hora después, ambos en el hospital del Seguro Social.

En ese mismo nosocomio quedaron internados el jefe de la familia, el comerciante Raúl Antonio Méndez Molina, de 31 años y su hijo Jorge Francisco, de nueve años, cuyo estado de salud es reportado como muy delicado.

Todos ellos fueron llevados en una ambulancia de la Cruz Roja a ese centro hospitalario este mismo jueves alrededor de las 7:00 de la mañana.

Investigaciones policíacas, indican que al lado poniente de la vivienda de todos ellos, ubicada en la acera norte, se encuentra una bodega de granos y otros productos, propiedad del comerciante abarrotero Dagoberto Méndez Amaya, de 50 años, quien es dueño de un establecimiento que se localiza en el Mercadito Unión.

Se informó que esta persona en horas de la mañana del miércoles aplicó un fungicida denominado “Phostoxin” para matar roedores y otro tipo de fauna animal, pero que además su elevada toxicidad, ataca directamente las vías respiratorias.

El producto químico fue aplicado en tabletas cuyo proceso de evolución es reventarse para que se extienda su letal aroma, deduciéndose que éste pudo haberse trasminado por las paredes o bien por la red de drenaje hacia la casa de la familia Méndez García y de esta forma todos sus miembros estuvieron inhalando ese producto químico desde la tarde y noche del miércoles generando en sus organismos mortales reacciones.

Después de que el producto se diseminó en la bodega, ésta fue sellada en todos los accesos con papel periódico para evitar que escapara el olor y se expandiera hacia lugares contiguos, sin embargo, no se valoró el riesgo en su total dimensión, de acuerdo al trágico resultado, según argumentaron elementos del departamento de Bomberos.

 

Hasta el mediodía de este jueves, personal de Bomberos, Protección Civil y personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado trabajaban en ese sitio con trajes especiales para evitar posibles intoxicaciones y determinar las causas que generaron este lamentable suceso, en tanto que el propietario de la bodega era buscado por elementos de la Policía Estatal Investigadora para los efectos legales del caso.

 

Compartir.

Deje una respuesta