Sin medias tintas

0

 

+ ¿Y qué rollo con el “Qué Rollo”?

+ “Mueven” al del Registro Civil

+ Llega un chambón al Transporte

+ Se lleva el aplausómetro Senadora

¿Y qué rollo con el “Qué Rollo”?…Lo dicho comendador, porque ahora sí que cabe preguntar que si ¿qué rollo con la investigación hecha contra el restaurante de comida japonesa “Qué Rollo”?, a raíz de la intoxicación masiva que se presentara en esa cadena de comederos, por hasta ahora no haberse vuelto a saber nada, cuando era como para que ya hubieran decretado una resolución. De ese pelo.

Porque como se sospechó desde un principio, como dijera “El Chapulín Colorado”, todo hace indicar que las autoridades sanitarias encabezadas por el secretario de Salud, Bernardo Campillo, le han estado apostando al olvido o a que se pase el “mal sabor de boca” que dejaran los casi 200 intoxicados comensales con sushi preparado con camarón contaminado, por las largas que le han dado al caso.

 

Al considerarse que ya ha pasado el tiempo suficiente como para que se le aplicara alguna sanción a los operadores de esos negocios, después de determinarse que un cuadro de salmonella es el que mandara al hospital a los cientos de enfermos, pero extrañamente hasta el momento Campillo García y sus malas compañías nomás se han dedicado a “dejar correr la bola” sin fincar responsabilidades.

Pues lo único que se ha sabido es que han bajado las ventas de ese tipo de comida y no es para menos, por el temor que todavía hay a correr el riesgo de enfermarse; además de que también ha trascendido que a los empleados no les han querido pagar sus sueldos, no obstante y que no tienen la culpa de que las sucursales del “Qué Rollo” se mantengan clausuradas temporalmente. De ese tamaño.

Es por eso que se haga necesario el que José Bernardo rompa el silencio y despeje el misterio que hay, para que diga qué si qué rollo con las indagaciones que llevaron a cabo para precisar las causas exactas del cómo es que tantos clientes contrajeron la también llamada maldición de Cuauthémoc o el “hilillo de oro”, y al aparecer por las condiciones antihigiénicas de esos establecimientos. ¡Pácatelas!

Sin embargo todavía es hora de que se está a la espera de que den una versión oficial, por todo mundo estar guardando un cómplice silencio, según esto porque hay funcionarios que aparecen como propietarios de esos changarros, y para el caso dan cuenta que ya ha salido a relucir el nombre del director estatal de los Cecytes, Martín López, quien hasta la fecha no se sabe que haya desmentido el dato. ¡Zaz!

Que no hallan donde ponerlo…Al que se ve que ya no hallan donde ponerlo es al ahora Coordinador de la Unidad Estatal de Protección Civil, el todólogo de Víctor Ramírez, al pasarlo de la dirección del Registro Civil, y no precisamente por haber “registrado” muy bien, a esa nueva posición, colocando en su lugar a una tal Cristina Ramírez Peralta, que antes estaba en el DIF hermosillense.

Ante lo que dicen que la permanencia de Ramírez en el gobierno del Nuevo Sonora, sí que ha entrando en un verdadera “emergencia”, a partir de la ineficiencia que ha mostrado hasta ahora como vividor público, por en su anterior puesto no haber tenido ni la capacidad para mantener funcionado los cajeros automáticos del Registro Civil, por lo que vaya en manos de quién está quedando la protección civil.

Aún y cuando todo hace indicar que al inexperto de Víctor lo están moviendo para que por fin haga algo o se le quite lo enmohecido o “archivado” que estaba y en un momento dado tener más elementos para separarlo del cargo, por estar identificado como de los que simplemente no le han sumado nada a la administración padrecista, sino todo lo contrario. A ese grado es la mala percepción que se tiene de él.

Tan es así que para ocupar su lugar están enviando a una desconocida o servidora pública “X”, o de esas que ni en el mundo las hacen, lo que habla de que es un hueco que se llenaba con cualquiera, total que para lo que hacía o había hecho, que es igual que nada, daba lo mismo el rellenar esa cartera con el que fuera, ante lo que concluyen que de ese pobre o bajo nivel ha resultado ser su actuación. Ni más ni menos.

Casi por nada es que el bueno para quién sabe que de Ramírez Aguilar luego luego anunció que ratificaría como su principal colaborador a Carlos Arias, el que hasta ahora había estado como interino en ese encargo, obviamente por ser el que verdaderamente sabe del teje y maneje de esa oficina, por los añales que tiene como meteorólogo y operador de esas cuestiones que tienen que ver con las emergencias.

Ooootro improvisado…Ahora sí que con razón el rubro del transporte está como está, y como no, por como siguen colocando a puro improvi$ado en esa área, tal es el caso de Roderico Tapia, al que acaban de revivir o sacar del sarcófago político para ponerlo en la dirección del Autotransporte en Hermosillo, a pesar de que es obvio que para nada tiene la menor experiencia en esa ámbito. ¡Ñácas!

En lo que es una designación con visos de incongruencia, si se toma en cuenta que lo que se requiere en ese ramo es de expertos que le entiendan a su operación y manejo, por la problemática que actualmente enfrenta, ante lo que sobra apuntillar que Tapia Ruiz ni por asomo tiene el perfil para esa función, por como lo están sacando de un buffete de abogados para darle chamba, más que para abonarle a esa causa.

Pero por lo visto esa es línea la que habrá de imperar, después de que al titular estatal de ese sector, Prisciliano Meléndrez, igualmente lo rescataran después de haber estado en la Sagarpa federal, aún y cuando ventilan que tiene a su favor el que sus familiares ¿o prestanombres? cuentan con algunas concesiones de camiones, lo que lo hace que no esté tan desligado de ese negocio sobre ruedas.

Aunque con la nombramiento del también ex diputado federal comentan que ahora sí están tocando fondo, con todo y que viene a suplir a otra fantasmal funcionaria que pasara prácticamente desapercibida, como es una tal Lizeth Muñoz Rodríguez, quien había estado en ese “hue$ito” desde inicios del actual sexenio, pero a todas luces nomás cobrando, por nunca habérsele visto nada claro. ¡Vóitelas!

Luego entonces con ese antecedente de inexperiencia en esa materia que se machuca el chambón de Roderico, no creen que vaya hacer algo diferente, en aras de sumarle a la solución de la eternizada problemática transporteril que a últimas fechas ha hecho crisis, precisamente por poner a puros políticos y ahora hasta retirados, en lugar de darle la oportunidad a verdaderos técnicos y conocedores. ¿Qué no?

Se lleva las palmas…Quien dan cuenta que merece comentario aparte, con relación al cónclave priísta que se realizara el sábado para debatir el pasado Cuarto Informe de Gobierno es la senadora Claudia Pavlovich, por haber sido de las más favorecidas con el famoso aplausómetro que se ha convertido en una de las formas de medir el ranking político de los aspirantes a “la grande”. ¡Qué tal!

Eso sumado a que ahí mismo o teniendo como marco a las bases del Revolucionario Institucional, lo que es la “Chica Dorada” de la polaca no se anduvo por las ramas para ante los medios de comunicación opinar  sobre temas que le interesan a los sonorenses, como es el referente al de la inseguridad, que en la actualidad es un auténtico dolor de cabeza para las autoridades estatales, por como han sido rebasadas.

No en balde es que Pavlovich Arellano hablará fuerte y de frente para exigir eficacia y demandar que los encargados de esa área en el gobierno estatal “se pongan las pilas” para que den resultados al respecto, antes que Sonora se convierta en otro Tamaulipas, Michoacán o más cerquitas como Sinaloa. ¡Palos!

Es por lo anterior que la guerita del Senado sea de los cuadros que aparecen más posicionados, precisamente por esa política de ser la voz del sentir de la ciudadanía, como ahora en lo que tiene que ver con la seguridad que se ha venido agravando, con sucesos que ya rayan en lo intolerable, como la reciente balacera perpetrada por un comando armado en Ures y de la que ya no se ha dicho ni media palabra.

Aún y cuando se ha filtrado que se trató de un ataque muy anunciado o que era un secreto a voces entre los alcaldes de la zona del Río Sonora, como lo confesara el mismo munícipe urense, el panista de José Manuel Valenzuela Salcido y sin que hicieran nada por prevenirlo, y menos él, por ser de sobra conocido que gobierna a control remoto, por tener su residencia aquí en Hermosillo, por lo que ¿aaaasí cómo?

 

Correo electrónico: s_verdugo@hotmail.com

 

Compartir.

Deje una respuesta