Rinden homenaje a Alberto Gerardo

0

 

Familiares, amigos y colegas rindieron un homenaje de cuerpo presente al cronista deportivo sinaloense, Alberto Angulo Gerardo, conocido como Alberto Gerardo, asesinado la noche del pasado lunes en el vecino estado de Sinaloa, por miembros del crimen organizado.

En el acto efectuado en las instalaciones del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y la Televisión (Stirt) en esta capital, encabezado por el Secretario General, José Victorín Figueroa, demandó justicia a las autoridades para esclarecer el crimen del comunicador.

 

“Que se esclarezca el crimen porque esas balas nos dieron a todos los comunicadores, nos pegaron donde más duele, estamos doblados pero no caídos, tenemos que clamar justicia y no quedarnos callados”, manifestó ante el féretro del locutor conocido también como “el hombre radioactivo”.

Alberto Gerardo nació en Sinaloa, aunque su desarrollo profesional en la radio  y televisión, fue en Sonora.

Lamentablemente fue  en su estado natal donde encontró la muerte la noche del lunes, cuando viajaba con su familia y un grupo de sicarios los interceptó, disparando contra el cronista deportivo, quien perdió el control del vehículo y volcó resultando heridas tanto su mamá, como sus hermanas, quienes viajaban con él en el vehículo.

Amigos y colegas recordaron anécdotas, que por momentos hicieron reír y aplaudir a los presentes al recordar, en medio del dolor, los buenos momentos compartidos.

Al homenaje acudieron sus padres, hermanos, su esposa Laura y sus tres hijos de cinco, once y 13 años de edad, además de un numeroso grupo de comunicadores y amigos para dar el último adiós al locutor de “la voz de trueno”.

 

Alberto Gerardo, tenía 42 años de edad, fue cronista especializado en deportes, y en 2009 incursionó en la comunicación social en el Gobierno de Sonora, y desde hacía un año se había reincorporado a la actividad con su programa DL Deportes, además de que era la voz oficial del equipo Cimarrones de Hermosillo de la segunda división.

 

Compartir.

Deje una respuesta