EDITORIAL

0

 

Si usted es amante de la comida chatarra, de los refrescos, los helados y los inspiradores chocolates, o bien, si tiene alguna mascota, prepárese porque a partir del próximo primero de enero tendrá que gastar más, luego de que el Senado de la República avaló las reformas a la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

Así es, a pesar de las polémicas y rompimiento de vestiduras de los empresarios, sobre todo del ramo refresquero, este miércoles los senadores acordaron imponer un gravamen de un peso por litro de refresco, así como a las bebidas endulzadas.

 

Además, se impone un impuesto de ocho por ciento a los alimentos con alto contenido calórico o “chatarra”, como los chocolates, helados, paletas, gelatinas y los elaborados con base de cacao, así que o bien, se deja de consumirlos o se disminuye su ingesta.

También el pleno del Senado, con la ausencia de los legisladores del PAN, aprobó subir el IVA de once a 16 por ciento en la zona fronteriza, además de cargar IVA a los alimentos para mascota.

Las modificaciones pactadas fueron que el impuesto a comida chatarra suba del cinco por ciento al ocho por ciento, que la deducibilidad en las prestaciones se eleve del 47 por ciento  al 50 por ciento, y que el 50 por ciento de los impuestos que deriven de la minería se destinen a municipios mineros y que crezca el nivel de ingresos para calcular el ISR.

Naturalmente que al menos en lo que a la comida chatarra, el ciudadano tiene la opción de dejar de consumirla, o bien reducir al menos su ingesta, lo que redundará en beneficio de la salud de las personas.

Sin embargo, ya lo relativo a la comida para las mascotas, que son prácticamente un miembro de la familia, en los que no se pueden escatimar gastos, si representará un golpe para la economía de aquellos que tienen uno o varios animales, así como a las sociedades protectoras de animales.

 

Lo mismo sucederá en la zona fronteriza, en donde lamentablemente, quienes no tienen la opción de cruzar al “otro lado”, tendrán que apechugar el incremento en todos los productos y servicios.

 

Compartir.

Deje una respuesta