EDITORIAL

0

 

Los diputados locales se pusieron “las pilas” y aprobaron durante la sesión ordinaria de ayer varios asuntos, entre ellos, modificaciones al Código Penal, en que se incluyó penalizar a aquellos bromistas que utilizan a cuerpos de auxilio como su “blanco”.

Cuántas veces hemos acudido a un determinado lugar, sobre todo dependencias públicas, en donde no falta aquel individuo, que se le ocurre poner en jaque a todos alertando sobre determinado peligro, generalmente explosivos y ocasiona tremenda movilización.

 

Estas llamadas son comunes en escuelas, principalmente en época de exámenes, en donde generalmente algún alumno que no estudió, se le hace fácil alertar sobre falsas bombas.

Sin embargo, esta gente no mide el riesgo que un llamado de ese tipo ocasiona, ya que se movilizan tanto elementos policiacos de las distintas corporaciones, como grupos de auxilio.

Y es que tanto en la movilización al sitio en donde se encuentra la supuesta emergencia, los elementos policiacos y de instituciones como Cruz Roja o Bomberos, se arriesgan a un accidente para llegar a tiempo a atender a quien lo necesite, sin embargo, la mayoría de las veces sólo ocasionan pérdida de tiempo y recursos.

Pero imagínese que mientras el bromista hace de las suyas, ocurra una real emergencia que no se pueda atender, porque las unidades andan perdiendo el tiempo, imagínese que usted o algún ser querido sea el de esa urgencia, ¿verdad que no le gustaría?

Claro que no, sin embargo, gente sin escrúpulos prácticamente a diario hacen llamadas de broma a las líneas de emergencia.

Tan es así que en el caso de la Policía Municipal, los agentes del programa Policía en tu Barrio, dejan a los vecinos el número de un teléfono celular, para que les reporten cualquier anomalía, en vez de utilizar el 066, porque ellos mismos admiten, una buena parte de los reportes, sólo los hacen perder tiempo.

Para colmo, en esta ciudad muchos automovilistas no saben qué hacer cuando va una unidad de auxilio y en lugar de cederle el paso, tratan de ganárselo, sin pensar que están entorpeciendo una labor de auxilio.

Por ello ocurren accidentes como el de ayer, en la colonia San Benito, en donde una ambulancia se volcó luego de que al pasar el semáforo en rojo, cuando llevaba a una paciente con un cuadro de dolor de vesícula, un automóvil Jetta la impactó porque no le cedió el paso.

Cierto es que el operador de la ambulancia, debió hacer un alto y al constatar que estuviera libre el paso, continuar la marcha, sin embargo, en ocasiones, cuando está en riesgo una vida, tratan de avanzar lo más rápido que pueden y ante la falta de una cultura de respeto a las unidades de auxilio, sobrevienen este tipo de lamentables accidentes.

 

Ojalá que con estas adiciones al Código Penal, esos bromistas eviten desperdiciar el tiempo y recursos de los grupos de auxilio, ya que de ser atrapados, podrían ser encarcelados hasta dos años, y de ser causantes de un accidente, podrían hacerse acreedores a cinco años de prisión… Así que ya veremos si se arriesgan….

 

Compartir.

Deje una respuesta