Promueven política integral de desarrollo

0

 

Tenemos que ver el territorio mexicano bajo una sola visión “y no en fragmentos”

 

La decisión del presidente Enrique Peña Nieto de crear la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU, a cargo de Jorge Carlos Ramírez Marín, permite que el territorio mexicano se integre bajo una sola visión “y no en fragmentos o en pequeñas áreas, con políticas totalmente dispersas”, subrayó el director en Jefe del Registro Agrario Nacional (RAN), Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez.

Lo anterior, al participar como ponente en el XV Congreso Nacional de Derecho Agrario y el I Congreso Internacional en esa misma materia, en la Facultad de Estudios Superiores de Acatlán, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

 

Acosta Gutiérrez indicó que para hablar de un desarrollo integral del campo, tenemos que hablar de una política territorial con una sola visión. Hoy la SEDATU aglutina todas las áreas:

En el tema agrario están, dijo, la Procuraduría Agraria, el Registro Agrario Nacional, la CORETT, el FIFONAFE; el tema de vivienda está sectorizado con el INFONAVIT, FONHAPO; el tema de desarrollo urbano, también hoy en una misma Secretaría.  Todo el territorio con una misma visión.

El Director en Jefe del RAN expresó que es importante valorar el territorio para darle viabilidad integral al campo de México ya que “el escenario real de nuestro desarrollo es el campo”; por eso es importante verlo desde una sola perspectiva pero con tratamientos distintos.

En estas tareas, subrayó, la propiedad social es prioritaria, ya que representa poco más del 51% del territorio nacional. Son ejidos y comunidades asentados ahí. Todo tiene origen en la propiedad social. Las 63 zonas metropolitanas y las 100 ciudades emergentes de México están creciendo hacia la propiedad social.

Hoy, enfatizó, viven 20 millones de mexicanos en tierras que son propiedad social y tienen en sus manos el 80% de nuestras riquezas naturales. Por eso es importante que la tierra en la propiedad social tenga diferentes vocaciones y diferente trato.

Dijo que la tierra tiene diferentes vocaciones: forestal, minera, ambiental, turística; de vivienda, urbanística. De ahí la trascendencia de modificar esta visión del territorio, porque es necesario hacer de nuestro territorio una verdadera palanca de desarrollo.

En ese sentido, Acosta Gutiérrez puntualizó que la estrategia tiene que buscar primero el ordenamiento y la sustentabilidad del desarrollo. No podemos hablar de lo accesorio si no hemos hecho lo fundamental.

“En el marco del respeto a los derechos jurídicos de cada cual, esta nueva política territorial nos va a permitir llevar a cabo el ordenamiento, sin comprometer los recursos de las futuras generaciones. Esta es la nueva etapa que hoy vive la propiedad social. Para hablar de desarrollo agropecuario, la base es la certeza jurídica de la tierra; sin ello, simplemente no podremos avanzar. En este sentido, el RAN realiza una labor fundamental; representa el registro y el catastro más grande del país; somos los que medimos, delimitamos, levantamos los poligonales de las tierras”, expresó.

 

“Hoy, esa información debe servir para la toma de decisiones de los diferentes niveles y órganos de gobierno. Por ello, hoy estamos abatiendo el rezago, que nos va a permitir la certeza jurídica sobre el ordenamiento del territorio que estamos buscando. La certeza jurídica le da un valor agregado a la propiedad de la tierra; sin ella, los ejidatarios y comuneros no pueden acceder a los apoyos sociales, de vivienda o para el campo y luego nos preguntamos en los escritorios ¿y por qué el campo sigue así? ¿Por qué los apoyos llegan a los más grandes productores y no a los pequeños?”.  Tenemos que dar este paso, en el camino del reordenamiento territorial. Que el crecimiento de las ciudades no sea a costa de la propiedad social”, expuso. 

 

Compartir.

Deje una respuesta