Sin medias tintas

0

 

+ “Se cura en salud” Campillo

+ Lamenta el “Gober” suicidio

+ Un “Dragón” que pavimenta

+ Desvían atención al “Que Rollo”

Negligencias que matan…Y por si algo le faltara al de por si cuestionado secretario de Salud, José Bernardo Campillo, ahora afloró el inhumano caso de un indigente al que dejaran morir como a un animal -aunque se escuche feo- en los patios del Hospital General de Guaymas (HGG) al detectar que no traía dinero para pagar la atención médica que requirió al sentirse enfermo. De ese pelo.

Ya que José Sánchez Carrasco, de 38 años y originario de Casas Grandes, Chihuahua, al ser rechazado de ese nosocomio optó por quedarse tirado en las afueras del inmueble hospitalario para ver si los directivos se compadecían y lo atendían, pero así pasaron los días y su agonía y al quinto ya no soportó un cuadro de deshidratación y desnutrición que padecía y ahí mismo pereció, de ahí la indignación que provocara.

 

Porque lo que es el insensible director del HGG, Alfredo Cervantes Alcaraz, no sólo inhumanamente reconoció que por no contar con capacidad económica se le negó la prestación del servicio, sino que además de eso fríamente confesó que todos los días lo veía tirado, pero que a su “juicio” no se le notaba enfermizo, por lo que ahora nomás falta y que digan que su deceso fue producto de la casualidad. ¡Zaz!

Es por eso que sobre apuntillar que es una de esas negligencias médicas que matan, aún y cuando por Ley están obligados a atender a quienes no tengan “ni en que caerse muerto”, como dice el dicho, cosa que obviamente no ocurrió con Sánchez Carrasco, quien durante el tiempo que estuvo agonizante frente al HGG sobrevivió de la caridad de la gente que le daba agua y algo de comer, lo que está de no creerse.

Ciertamente que es un cruel y lamentable hecho que viene a reflejar o exhibir en manos de quienes está el sector Salud sonorense, como es de inmisericordes funcionarios como Cervantes Alcaraz, quien para nada es fiel al juramento de Hipócrates, al que se comprometen los médicos para ejercer su profesión, que en su caso más bien es de hipócrita, por para nada estar haciendo el bien sin mirar a quien. ¡Pácatelas!

Así que partiendo de lo condenable de esa mortal injusticia que se convirtió en noticia nacional, por la falta de corazón de las “autoridades” del HGG, para quienes vaya que la vida del paciente no vale nada si no trae un peso en la bolsa, sí que amerita la intervención de la fantasmal Comisión de Arbitraje Médico y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), por no valerse esa clase de discriminaciones.

Y más cuando ya Campillo García “se curó en salud” al declarar y de entrada descartar que al fallecido se le hubiera impedido la hospitalización, al luego luego haber pedido pruebas, en lo que es una obvia defensa a priori o en caliente del por algo criticado de Cervantes Alcaraz, cuando lo que sobran son testigos del como no lo socorrieron, aunque desgraciadamente ya no está como para defenderse.

En lo que es una infamia que se espera que no quede impune, por lo flagrante de la misma, la cual no se duda que ya se haya presentado una y otra vez por el perfil inclemente de Alfredo, aunque la diferencia en esta ocasión fue de que la víctima se quedó en el lugar hasta su último aliento de vida, en tanto que otras a lo mejor y se fueron a morir en otro lado, que es lo más probable. Así la falta de piedad y compasión.

                                                 xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Suicidado el niño a…Con el que de nuevo se hizo valedero el dicho de que ¡muerto el niño o en este caso suicidado el estudiante a tapar el pozo!, por como haaaaaasta ahora se contempla suspender a los alumnos que le hacían “bullyng”, según lo ventilado por el subsecretario de Educación Básica, Gerardo Gaytán, que es en el que se ha escudado el titular de la SEC Jorge Luis Ibarra para no dar la cara.

Es por eso de la pregunta obligada que luego luego surge de manera inmediata, de que si ¿y el director, directivos y maestros qué?, por ser a los que directamente les compete guardar el orden en las escuelas como la Secundaria No 11 “Rafael Huerta Sandoval” de la colonia Insurgentes, en la que estudiaba Sergio de 14 años y quien acabó con su existencia por el acoso y abuso del que era objeto. De ese vuelo.

Al por sentido común concluirse que las “autoridades” escolares, en este caso presididas por el pintado director, Eduardo Verdugo Ramírez, son las primeras responsables por no haberle dado solución a ese problema de agresiones que desde hace meses sufría el malogrado adolescente y que incluso él mismo denunciara ante la Trabajadora Social, quien casi casi le dijo que “se aguantara como hombrecito”.

Eso al intuirse que las mencionadas suspensiones debieron haberse hecho desde un primer momento y tal vez así la cosas no hubieran llegado a tanto o a esas funestas consecuencias, con lo que se puso de manifiesto que lo que es Verdugo Ramírez y sus subalternos nomás no están haciendo su chamba, por como una y otra vez hubieran solapado esos constantes ataques sin haber intervenido. ¡Vóitelas!

De ahí que las vejaciones hubieran ido en aumento, hasta que un día después de que el pasado jueves fuera golpeado y al parecer abusado sexualmente, el jovencito ya no soportó tanta presión y “escapó por la puerta falsa” y es cuando se hiciera pública esa indolencia de los operadores la Secundaria No 11, razón por la cual ya investiga hasta la Procuraduría General de Justicia del Estado y no es para menos.

Porque lo que es Gaytán desde su competencia o más bien incompetencia ya anticipó que a lo más que se pudiera llegar en caso de que se confirme que Verdugo y sus achichincles actuaron mal es a hacerles una nota de extrañamiento, lo que para el caso es igual que nada, si se toma en cuenta la grave consecuencia que provocara el no haber cumplido con su deber, derivado de una actitud por demás negligente. ¡Ñácas!

Sin embargo por lo pronto lo que es el gobernador Guillermo Padrés ya ayer prometió que se tomarán cartas en el asunto y que si hay algún maestro o persona de la SEC a la que se le demuestre una posible  responsabilidad se le aplicará todo el peso de la Ley para que se siente un precedente y evitar que vuelva a suceder algo así. ¡Tómala!

                                                 xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un “Dragón” que sigue a todo lo que da…La que ha seguido echando no lumbre sino asfalto a todo lo que da es la máquina novedad llamada “Dragón”, con la que hasta ahora el Ayuntamiento ya ha rehabilitado alrededor de 145 mil metros cuadrados de pavimento en esta Ciudad del Sol, los que ya son notorios por como se han rescatado un sin fin de vialidades que ya se aprecian relucientes y renovadas.

En lo que sobra apuntar que ha sido todo un acierto del munícipe Alejandro López Caballero, por como ha hecho el uno-dos en ese campo de la asfaltación con el coordinador de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue), Marcos Noriega Muñoz, ya que con la aplicación de esa tecnología se ha ahorrado tiempo, dinero y esfuerzo a la hora de dejar como mesas de billar las diferentes calles.

Se trata de una megamaquinaria que alineada mide aproximadamente 50 metros de largo, las cuales reutilizan el pavimento existente para reciclarlo, ya que primero lo calienta, después lo corta, tritura, mezcla y añade otra capa de asfalto nueva, todo en un solo proceso, hasta dejarlo como si fuera nuevecito, en lo que ha sido una combinación que ha resultado un éxito, por la reducción de costos y con calidad.

No por nada es que Noriega Muñoz  ya esté identificado como de los funcionarios más movidos e innovadores, a raíz de cómo es que le ha encontrado la cuadratura al círculo para hacer más con menos en favor de los hermosillenses, lo cual salta a la vista o ya se está viendo reflejado con el cambio que ya se aprecia en esta “Capirucha”, con la renovación de rúas que tenían añales sin ser reasfaltadas. ¡Órale!

                                                     xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desvían la atención…Quienes sí que no se están salvando del clásico ¡piensa mal y acertarás! son los del área de la dirección de Regulación Sanitaria estatal, por como están tratando de desviar la atención al haber iniciado un operativo de “verificación exhaustiva” en los puntos de venta de comida japonesa en

Guaymas, a raíz de la intoxicación masiva que provocarán los restaurantes “Que Rollo” de esta Capital.

Cuando lo más lógico es que hubieran comenzado por los comederos de ese tipo de Hermosillo, no obstante y que el problema no fuera el sushi, sino uno de sus ingredientes contaminados con salmonella, como es el camarón, además del supuesto mal manejo en la preparación de los alimentos, ya que de entre los 197 intoxicados hubo quienes no comieron de ese marisco salmonelado y aún así se enfermaron.

Lo que se viene a sumar al como las instancias sanitarias “la han hecho mucho de cansada” para sancionar a los del “Que Rollo”, cuyo propietario es Roberto García Rodríguez, por hoy en día estar “perdidos” en seguirle la pista a la bacteria contaminadora, siguiendo toda la cadena de distribución, desde los embarcaderos hasta los platillos servidos, al parecer nomás para darle tiempo al tiempo.

En lo que más bien huele a que le están dando puras largas a la sanción que deberán aplicarle a García y compañía, no solamente por haber quedado evidenciados como una cadena de negocios culinarios que están muy contaminados, sino también por haberles ganado la voracidad, ya que a pesar de los casos en serie que se comenzaran a registrar, ni así dejaron de laborar y por el contrario siguieron enfermando.

No en balde es que sea de extrañar que el representante de Regulación Sanitaria en el puerto guaymense, Luis Alberto Gastélum Pardo, haya anunciado la citada inspección, ante lo que todo mundo se preguntara ¿y aquí cuando?, si analiza que esa intoxicada masiva brotó en esta ciudad naranjera. ¿Qué no?

 

Correo electrónico: s_verdugo@hotmail.com

 

Compartir.

Deje una respuesta