Pierde el América con siete seleccionados

0

 

Habrá que echarle la culpa a la pertinaz lluvia, al contagioso y degradante proceso tricolor y también, ¿por qué no?, al persistente afán de los ticos por ridiculizar a México. La cosa es que las Águilas, versión Selección Mexicana, quedaron eliminadas de la Liga de Campeones de la Concacaf en la mismísima etapa de grupos, luego de caer 0-1 con el Alajuelense de Costa Rica en el Estadio Azteca.

 

Sí, con siete seleccionados nacionales como titulares, Miguel Herrera interrumpe su etapa como director técnico del América y comienza mal su proceso como entrenador de México, pese a emplear a Moisés Muñoz, Francisco Javier “Maza” Rodríguez, Juan Carlos “Topo” Valenzuela, Paul Aguilar, Miguel Layún, Juan Carlos Medina y Raúl Jiménez, todos ellos en la primera lista del Piojo para salvar al Tri del ridículo y llevarlo al Mundial de Brasil 2014.

 

Los otros tres seleccionados cremas se quedan en el banquillo: Jesús Molina, Luis Ángel Mendoza y Adrián Aldrete. En la cancha, además, el argentino Rubens Sambueza aparece como líder de la media cancha.

Él también a la espera de una naturalización express, para sumarse a las causas de rescate. El central colombiano, Aquivaldo Mosquera, el paraguayo Osvaldito Martínez y el colombiano-mexicano, Luis Gabriel Rey, completan la alineación emplumada en el inmueble capitalino, digámoslo así, a manera de refuerzos.

Pero ahí no para la cosa. Los otros convocados de Herrera de cara a los partidos contra Nueva Zelanda, se hallan en las tribunas del Coloso de Santa Úrsula, tal vez para que se acoplen al gusto e idea del popular Piojo. La excepción a la regla la hacen el naturalizado Lucas Lobos, ausente por un problema familiar, así como Hiram Mier y Rodrigo Salinas, activos en otros frentes con sus respectivos clubes. Hoy, sin embargo, todos ellos trabajarán en el CAR bajo las órdenes de Herrera, salvo Lobos, quien reportará hasta el jueves.

La sorpresa se produce al minuto 55: Ariel Soto localiza al hondureño Jerry Palacios y con la cabeza perfora la meta de Moi Muñoz. El festejo es en grande. Y los americanistas quedan perplejos.

El mal de México es tan contagioso que el propio América cae en los errores que antes no cometía. Así, Raúl Jiménez, de los pocos héroes verdes, falla una clarísima frente al portero, al 64′ y lueguito, al 72′, varios millonetas no logran cuajar una ocasión frente al meta visitante, Patrick Pemberton, convertido en el héroe de la noche.

La eliminación de la Concachampions resulta costosa, porque América no tendrá el pase prometido al Mundial de Clubes, para ensuciarle al Piojo en su “hasta pronto” como timonel americanista.

 

Vaya síntoma de la persistencia al fracaso. ¿A quién responsabilizar de este nuevo Aztecazo?¿O es que acaso esta águila ya se contagió?

 

Compartir.

Deje una respuesta