Hablando Franco

0

¿Será melón, será sandía o será Ómicron? El dilema de la SS 

El 30 de diciembre del año pasado, el secretario de Salud, José Luis Alomía Zegarra, dio a conocer que se estaba investigando el primer caso de la variante Ómicron en Sonora, y a más de dos semanas del hecho, todavía no se sabe a ciencia cierta cuántos casos hay.

Ayer, en una conferencia de prensa cantinflesca, la subsecretaria de Salud estatal, Gabriela Nucamendi, acompañada de Alomía Zegarra, informó que “se tienen confirmados nueve casos presuntivos de Ómicron”. O están confirmados o son presuntivos, pero ese fue el término usado.

Además, anticipó que en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico (Indre), en la Ciudad de México, se tienen 110 muestras sospechosas y pues todavía no se sabe cuándo se confirmarán.

Si el criterio para presumir, sospechar, creer, suponer, o como usted guste decirle, es que con la nueva cepa no se pierde el gusto ni el olfato, en mi casa tengo siete casos de contagio por Covid-19, confirmados por laboratorio, en tres de mis hijas, un hijo, dos nietas y mi yerno, e ignoro de qué cepa es, aunque es lo que menos me importa.

Debido a que los síntomas han sido como una gripe, con molestias en garganta, con escasa temperatura, afonía, dolor de cabeza y cuerpo, los médicos se inclinan a pensar que es Ómicron y como en mi casa, son muchos casos más, tanto que están afectando al sector comercial y restaurantero, por lo que nos parece increíble que a 16 días se desconozca si el primer caso es una u otra variante.

Entendemos la carga de trabajo que debe de tener el Indre, ya que concentra muestras de todo el país e ignoramos la cantidad de personal de que dispone, de ahí que hasta se estaba esperando se autorizara realizar la secuenciación desde el Laboratorio Estatal, lo que nos parece más lógico.

Y por si tenía dudas sobre en qué “ola” vamos, de acuerdo con Alomía Zegarra estamos iniciando la quinta, la cuarta ola fue entre octubre y noviembre; por lo pronto ya suman 130 mil 916 contagiados y nueve mil 253 fallecidos en el estado ¿cómo la ve?

 

La tarea titánica de Toño Astiazarán para tapar baches

No dudo que el gobierno de Antonio Astiazarán haya cubierto más de 100 mil baches en los últimos tres meses, tal y como informó este jueves, pero son muchos más los que continúan dañando los neumáticos, suspensiones y otras partes mecánicas de los vehículos.

Además, a los baches, tenemos que sumarle ahora el problema de las fugas de agua que ha ido en aumento, tal vez por la temporada invernal, o vaya usted a saber las causas, pero por todos lados se ve agua corriendo, en varios de los casos, desafortunadamente, se trata de aguas negras, ya que el drenaje es uno de los servicios menos actualizados por la autoridad.

Lamentablemente, todos recordamos el estado en que Toño recibió la administración municipal y también sabemos la falta de recursos que existe tanto en los ayuntamientos como en el estado, por lo que sabemos que la tarea que enfrenta no es nada fácil.

Ojalá que se logre atender esta problemática de los baches, que hace unos meses no colocó en el primer lugar a nivel nacional y seguramente ahí debemos de permanecer, porque aun con los 100 mil hoyancos cubiertos, hay otros que han surgido y así se convierte esto en el cuento de nunca acabar, porque las calles necesitan recarpetearse no bachearse.

De hecho, en la calle Luis Orcí, el miércoles aparecieron cubiertos unos baches grandes que estaban justo frente a una gasolinera, ubicada en ésta y la calle De la Reforma, así como frente a las instalaciones del Colegio de Bachilleres, que se localiza entre ésta rúa y la Guadalupe Victoria.

Sin embargo, los hoyancos chicos y medianos quedaron igual, a unos centímetros de donde estaban los grandes, ignoro si se les acabó el asfalto o cuales son los criterios para cubrir unos y otros no, si ya están en el lugar.

Por lo pronto, en el cruce de la transitada calle 14 de abril y Nayarit, está un hoyanco, que si usted cae seguramente le tumba la mollera a algún asiático, debido a su profundidad, así que tiene que maniobrar para cruzar la Nayarit o incorporarse a la misma, exponiéndose a un choque.

De hecho la calle 14 de abril, está espantosa desde el bulevar Luis Encinas, donde están las instalaciones centrales de la Cruz Roja, hasta  la  José María Mendoza y si no pregúntele a los cientos de pacientes que a diario acuden a las instalaciones de la Clínica Familiar número dos del IMSS ubicada en el cruce con la calle Alberto Gutiérrez, y a todos los que por necesidad transitan por ese lugar.

 

Correo electrónico [email protected]

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.