Avala INE posponer revocación de mandato

0

El Consejo General aprobó anoche posponer el procedimiento debido a la falta de recursos

Con una apretada votación -seis votos en favor y cinco en contra-, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobóanoche posponer el ejercicio de revocación de mandato del Presidente de la República, que había sido agendado para el 10 de abril de 2022.
El proyecto de aplazamiento que impulsó el consejero presidente, Lorenzo Córdova, fue respaldado por Ciro Murayama, Claudia Zavala, Jaime Rivera, Roberto Ruiz Saldaña y Dania Ravel.
Los consejeros Carla Humphrey, Uuc-Kib Espadas, Adriana Favela, Norma de la Cruz y Martín Faz votaron en contra, argumentando que el ejercicio se podría desarrollar con el ahorro de recursos si se instalara un menor número de casillas y se eliminara el conteo rápido y la impresión de parte de la papelería electoral.
El INE seguirá avanzando en la revisión de las millones de firmas de apoyo que ha recibido vía app o con formatos físicos, en espera de que la Suprema Corte resuelva «de fondo» la controversia constitucional que le presentó el árbitro electoral.
De último momento se introdujo una propuesta para que se especifique que seguirá la investigación contra los registros falsos que ameritaron la inhabilitación de 600 promotores.
El consejero presidente argumentó que un déficit de 2 mil 327 millones de pesos, propiciado por un severo recorte presupuestal de casi 5 mil millones de pesos operado en la Cámara de Diputados, no hace viable organizar, razonablemente bien, un ejercicio de revocación que implica la instalación de 161 mil casillas, las mismas que operaron en las presidenciales de 2018.
«Con el dinero que hoy tiene el INE, simple y sencillamente no se puede organizar, y en esto hay que ser categóricos y claros: no se puede realizar un un ejercicio como la revocación de mandato en los términos establecidos por el propio legislativo federal en la ley de la materia», adujo.
En una segunda intervención, Córdova afirmó que bastaba una instrucción del Presidente López Obrador a Hacienda para que canalizara una nueva partida al árbitro electoral.
Lorenzo Córdova aclaró que el proyecto aprobado no implicaba una suspensión del proceso o de una negativa a cumplir con las obligaciones constitucionales del INE.
«Hoy no es el INE el que ponen en riesgo la celebración de una eventual revocación de mandato, sino de quienes tomaron la decisión política de negar los recursos que se requieren para que este proceso se lleve a cabo con todas las garantías de legalidad y certeza», planteó.
Tras señalar que el árbitro electoral pedía una «salida jurídica», el consejero Murayama afirmó que si el Tribunal Electoral o la Suprema Corte de Justicia ordenaban al INE llevar a cabo la consulta de revocación, «no quedaría de otra» y se acataría la instrucción.
«Pero no nos pidan que hagamos remedos de elecciones», reclamó.
El diputado federal Mario Llergo, representante de Morena, acusó a los consejeros de «hacer todo lo posible por torcer la ley e intentar tropezar el ejercicio de revocación de mandato dictado por la Constitución.
«No hay voluntad para hacer cumplir la ley».
Por el PRD, Ángel Ávila afirmó que Morena y el Presidente López Obrador querían llevar al INE «a organizar una encuesta patito como la que echó para atrás el aeropuerto de Texcoco».
Tras sostener que el INE debía aguardar a la resolución que tome la Suprema Corte, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín consideró que «el peor argumento era ponerse los guantes».
«El INE mordió una manzana envenenada», dijo.
El panista Víctor Hugo Sondón afirmó que resultaba «macabro poner en jaque al INE» por falta de presupuesto.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.