Renuevan magia de The Beatles con la reedición de «Let It Be»

0

Nuevas mezclas de sonido que refuerzan ideas artísticas originales, tomas descartadas inéditas, constituyen la joya de la corona en las tres ediciones especiales de «Let It Be»

Nuevas mezclas de sonido que refuerzan ideas artísticas originales, tomas descartadas inéditas, fragmentos de ensayos e improvisaciones en el estudio y conversaciones nunca antes reveladas de The Beatles constituyen la joya de la corona en las tres ediciones especiales de Let It Be (1970) que salieron ayer a la venta, enmarcadas en el aniversario 50 del epitafio de los Fab Four, que llega un año después. El álbum que el cuarteto de Liverpool publicó tras su inesperado y gélido adiós, luego de haber hecho historia en los años 60, había dividido opiniones entre millones de fans, al grado de realizarle revisiones periódicas (como Let It Be… Naked, de 2003, desprovisto del toque particular de Phil Spector).
La minuciosa reedición del material clásico es, para el productor Giles Martin (hijo del fallecido Quinto Beatle, George Martin), una oportunidad para reivindicarlo.
«Siempre se ha buscado una razón por la que esta separación pudo haberse detonado: Yoko Ono, Let It Be o, simplemente, un asteroide que golpeó la Tierra para que algo así sucediera; pero lo que este material muestra es que, para cuando salió, ellos ya estaban cansados y aburridos de sí mismos y querían hacer cosas distintas.
«Entonces, creo que lo que más disfruté acerca de este proyecto es que fue un álbum que, de todos los discos de The Beatles, era el que más amor necesitaba en muchos sentidos, justamente porque tuvo un surgimiento complicado; más allá de cualquier otra cosa, ese fue el mayor desafío», explicó Martin, en videoentrevista.
Por ello, y pese a que confiesa, apenado, que muy probablemente su padre (fallecido hace cinco años) no habría estado de acuerdo para retomar este trabajo, el único de la discografía del cuarteto en el que no participó como productor principal, él quiso hacerlo para rescatar el valor creativo y sentimental de una obra con la que John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr evidenciaron su ingenio, tanto en el estudio como en vivo, a raíz de su mítico concierto en la azotea del sello Apple.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.