Alumnos y académicos de la Unison usan tecnología contra el Covid

0

Los docentes de la Maestría en Ingeniería Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial crearon el software para revisar que la mascarilla esté colocada adecuadamente

Académicos y estudiantes de la Maestría en Ingeniería Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial de la Universidad de Sonora, crearon un software especial para la detección autonómica de cubrebocas con aprendizaje profundo, usando inteligencia artificial empoderada por técnicas de visión artificial e internet de las cosas.

Los responsables del proyecto orientado hacia la gente incorporada a empresas, escuelas, universidades, instituciones y organizaciones de trabajo, entre otros espacios, son los docentes Víctor Hugo Benítez Baltazar y Jesús Horacio Pacheco Ramírez, así como José Roberto Moreno Ruiz y Christian Núñez Gurrola, estudiantes de ese posgrado universitario.

Víctor Hugo Benítez, líder del Cuerpo Académico Unison-160 del Departamento de Ingeniería Industrial, destacó que el trabajo de investigación está empoderado por técnicas de visión artificial e internet de las cosas.

Explicó que la propuesta es el uso de realidad aumentada como un mecanismo para verificar que las mascarillas faciales se porten de manera correcta y con ello permitir el acceso de las personas a áreas críticas.

“Para lograr esto, se construyó un modelo de aprendizaje automático basado en redes neuronales convolucionales, lo cual se conoce como aprendizaje profundo”, dijo en entrevista.

Dio a conocer que los resultados de la investigación se encuentran publicados en la Revista Mexicana de Ingeniería Biomédica en el número 2 del 2021, proporcionando la liga del artículo: http://rmib.mx/index.php/rmib/article/view/1176

 

Reducir la posibilidad de infección

Benítez Baltazar hizo referencia a que el virus nuevo y mortal conocido como SARS-CoV-2, el cual es responsable de la enfermedad por coronavirus, se ha extendido rápidamente por todo el mundo causando más de cuatro millones de muertes.

Por tanto, estableció que existe una necesidad urgente de encontrar nuevos e innovadoras formas de reducir la probabilidad de infección, advirtiendo que una de las formas más comunes de contraer el virus es estar en contacto con las gotas de saliva provenientes de una persona enferma.

“El riesgo se puede reducir usando una mascarilla o cubre bocas como se sugiere la Organización Mundial de la Salud (OMS), especialmente en entornos cerrados como aulas, hospitales y supermercados, por ejemplo”, apuntó.

Sin embargo, afirmó que las personas muchas veces dudan en usar una mascarilla, más aún con los malos ejemplos de figuras públicas que se niegan a usarlas en su rostro, lo que aumenta el riesgo de propagación de la enfermedad. “Además, cuando se usa, a veces se hace de manera incorrecta”.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.