Resucita Luis Suárez al Atlético de Madrid

0

Cuando creían que ya todo había terminado lograron imponerse  dos goles a uno casi al final del encuentro

Increíble es una frase trillada en el deporte, pero no hay mejor manera de describir el cierre de LaLiga, en la que el Atlético de Madrid pasó de la desazón a la locura tras remontar al Osasuna, 2-1, con goles de Renan Lodi al 82′ y Luis Suárez al 88′.
A falta de una jornada, los Colchoneros tienen el destino en sus manos. El título depende de ellos. Lo ocurrido en el Wanda Metropolitano es para narrarse por generaciones. El cuadro rojiblanco tiene 83 puntos, contra 81 del Real Madrid que con gol de Nacho se impuso 1-0 como visitante al Athletic Bilbao.
El Barcelona perdió 2-1 contra el Celta y se estancó en 76 puntos. Adiós.
En Madrid, el Atlético pudo ganar 7-0, pero en vez de eso perdía tras la única opción de gol del Osasuna.
Era de uno de esos partidos de los que se pueden hablar durante años. Fue una práctica de tiro a gol para los Colchoneros, pero por increíble que parezca la pelota no entraba y cuando lo hacía era posterior a un offside.
Luis Suárez, el «Pistolero», salió con la pólvora mojada. Es difícil ver al uruguayo fallar dos mano a mano, y después disparar al poste con el marco abierto. Otro disparo de Saúl Íñiguez también pegó en el metal. Ángel Correa tuvo otros remates, uno de ellos en un remate casi de tijera, pero en los que el esférico salió justo a la ubicación del guardameta.
Se percibía la tensión en la plantilla del Atlético. En el gol de Stefan Savic, al 58′, nadie celebraba con mucha euforia, en espera de la decisión del VAR, que fue desfavorable. Al 66′, el «Cholo» Simeone gritaba que no había offside en el tanto de Yannick Carrasco, pero una vez más se equivocó.
Un par de minutos después, Nacho marcaba el gol que catapultaba al Real Madrid al liderato, en el partido contra Athletic Bilbao.
Al 75′, Ante Budimir marcó la única que tuvo el Osasuna. Lástima por JanOblak, quien había hecho una atajada de antología, pero el balón traspasó la línea de gol. Budimir le cantó el gol a Savic, con quien traía pique.
«¡Fuertes de la cabeza!, fuertes de la cabeza, tranquilos», exigió Simeone.
Al 82′, Renan Lodi anotó tras un pase de Joao Félix. Otra vez el «Cholo» señaló la cabeza, fundamental para que Yannick Carrasco no se volviera loco al 88′ al entrar al área, y pudiera sacar la diagonal retrasada a la llegada de Suárez, quien no perdonó a la hora clave, se quitó la camiseta y acabó debajo de la montaña de eufóricos futbolistas que hoy tienen LaLiga en sus manos.
«Fue un momento de felicidad, creo que no merecimos sufrir tanto, hicimos uno de los primeros tiempos más buenos de la temporada, erramos muchas ocasiones, yo en este caso, hay que acostumbrarse que para ganar LaLiga hay que sufrir. Todo mundo te lo dice, con el lema que tiene el Atlético de Madrid, pero no pensaba que tanto», dijo Luis Suárez a LaLiga.

Compartir.

Los comentarios se encuentran cerrados.