Conmemoran la Última Cena, sin lavado de pies

0

 

Sin el lavatorio de pies a quienes personifican los discípulos de Jesucristo, debido a los protocolos sanitarios de la pandemia de Covid-19, ayer se celebró la misa de la última Cena del Señor en la Catedral de Hermosillo de Nuestra Señora de la Asunción, la cual fue oficiada por el arzobispo Ruy Rendón Leal.

Con el aforo permitido del 50 por ciento de la capacidad del recinto religioso se realizó la misa de forma presencial, pero los católicos también tuvieron la oportunidad de seguirla a través de las redes sociales de la Arquidiócesis de Hermosillo.

Por segunda ocasión, el arzobispo de Hermosillo no realizó uno de los actos más representativos de la ceremonia que es el lavatorio de pies, al ser para la iglesia una muestra de humildad de Jesús a sus discípulos y una enseñanza para ser servidores.

En este sentido, Rendón Leal comentó “el año pasado y este año se nos ha pedido que no hagamos el tradicional lavatorio de pies para evitar algún detalle de un posible contagio; sin embargo, queda en nuestro corazón grabado este gran gesto simbólico que hizo nuestro Señor”.

Destacó que en la Cena del Señor se instituye la todavía vigente eucaristía, la santa misa, el mandamiento del amor que debe ser  una prioridad entre todos.

“Hoy Jueves Santo es un día eucarístico, porque recordamos como el Señor instituye la celebración de la  eucarística, hagan esto en conmemoración mía, esto se los dice a los apóstoles, hoy en día los obispos somos sucesores de los apóstoles y seguimos haciendo lo que Jesucristo nos recomendó celebrar la cena del Señor”, precisó.

Compartir.

Deje una respuesta