Hace historia Stéphanie Frappart

0

 

Holanda, que perdió en Turquía en su debut en el clasificatorio para Qatar 2022, reaccionó derrotando a Letonia por 2-0 en Ámsterdam.

En una primera parte de absoluto dominio local, los neerlandeses sólo pudieron anotar en una de las numerosas ocasiones que tuvieron: fue el delantero del Feyenoord, Steven Berghuis, quien arrancando desde el vértice izquierdo del área, se centró y soltó un zapatazo de zurda que se coló por la escuadra del palo largo del arco letón (32).

En el segundo tiempo, la dinámica del partido no cambió y los holandeses pudieron ponerse a salvo de cualquier contratiempo con el segundo tanto, un remate de cabeza del delantero del Sevilla, Luuk de Jong (69).

Con este resultado, Holanda empata con tres puntos en el Grupo G a Noruega, que perdió 3-0 frente a Turquía, que lidera la llave con 6 unidades, las mismas que Montenegro, que en el otro partido de la llave goleó 4-1 a Gibraltar.

Fue un partido en el que más allá del resultado deportivo, hubo varios aspectos no relacionados directamente con el partido que llamaron la atención.

En momentos en los que Europa lucha aún contra la pandemia del covid, cinco mil aficionados holandeses pudieron ver en directo a su selección en el Johan Cruyff Arena de Ámsterdam. Para ello debieron someterse a un test PCR por la mañana y, obviamente, que éste resultase negativo.

El encuentro lo dirigió la francesa Stéphanie Frappart,  que a sus 37 años sigue subiendo a gran velocidad los diferentes escalones del arbitraje y este sábado se convirtió en la primera mujer en dirigir un partido clasificatorio para un mundial masculino.

«¡Stéphanie Frappart sigue haciendo historia! Felicidades por ser la primera mujer en arbitrar un partido masculino de la Copa del Mundo», escribió la FIFA en sus redes sociales.

Por último, los futbolistas saltaron a la cancha con una camiseta negra en la que se podía leer el mensaje ‘Football supports CHANGE’ (‘El futbol apoya el CAMBIO’).

Los internacionales de la «Oranje» se unieron así a los futbolistas de Noruega y Alemania, que ya habían mostrado con actos similares en la primera jornada de los clasificatorios europeos para el Mundial-2022 su apoyo a los Derechos Humanos y para denunciar las condiciones de los migrantes que trabajan en las obras para la Copa del Mundo de Qatar.

Compartir.

Deje una respuesta