Causan manifestantes caos vial

0

La visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a Hermosillo provocó que manifestantes generaran un caos de tránsito  vehicular al bloquear unas de las principales vialidades de la ciudad, el cruce de los bulevares Luis Donaldo Colosio y Quintero Arce.

Como parte de la gira de trabajo en Hermosillo, el mandatario nacional hizo un recorrido por las instalaciones del Hospital General de Especialidades, localizado al poniente de la ciudad, donde anunció recursos para equipar la obra y así culminarla en el primer semestre del año.

Sin embargo, dos horas antes de que arribara el Presidente de México al evento, empezaron a llegar diferentes grupos de manifestantes, entre ellos integrantes de las sección 65 del Sindicato de Minero en Cananea y algunos iban acompañados de sus esposas; maestros contratados bajo el esquema de subcontratación a través de empresas outsourcing.

También acudieron residentes de Miguel Alemán que buscan que el poblado se convierta el municipio número 73 de Sonora y familias afectadas por la actuación de la Guardia Nacional.

De forma aislada también llegaron grupos pequeños de personas con familiares en el Centro Federal de Readaptación Social ‘Altiplano’ conocido como ‘Almoloya’, para exponer al Presidente de México su inconformidad por la administración del penal de no permitir visitas y llamadas a los internos en lo que va de la contingencia sanitaria; así como denunciar  la mala alimentación y las condiciones de confinamiento.

Los pequeños grupos que protestaban por las políticas del penal se agrandaron a medida que llegaban camiones con más manifestantes con la misma problemática.

Al ingresar el Presidente de México por otro acceso del inicialmente previsto  por los organizadores del evento provocó el enojo  de los manifestantes que se encontraban por el bulevar Quintero Arce, por lo que  decidieron cerrar todos los carriles de circulación del cruce de los bulevares Colosio y Quintero Arce.

Esta acción provocó un caos de tránsito, al no permitir la circulación de decenas de vehículos que pasaban por esta zona de la ciudad.

Los gritos de los manifestantes y el sonido de los claxon de los automóviles convirtieron al transitado cruce en un desorden total y con solo un agente de tránsito en el lugar para calmar los ánimos de los manifestantes.

Posteriormente, el Departamento de Tránsito Municipal colocó un operativo a cuadras antes del caótico escenario para desviar a los automovilistas por otras rutas.

De forma repentina los manifestantes se retiraron al escucharla voz de una mujer que dijo que se había arreglado la situación.

Compartir.

Deje una respuesta