Poder Judicial gana independencia con reforma, afirma Arturo Zaldívar

0

Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte, recalcó que la reforma al Poder Judicial era inevitable y las más trascendente desde 1994

 

Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), aseveró que el Poder Judicial sale fortalecido y gana independencia con la reforma aprobada por la Cámara de Senadores.

 

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, Zaldívar Lelo de Larrea recalcó que esta reforma al Poder Judicial era inevitable y las más trascendente desde 1994.

 

Es un fortalecimiento del Poder Judicial, que preserva su independencia pero fortalece sus funciones y atribuciones y nos permite transitar con mucha compromiso para tratar de aportar lo que nos corresponde en el cambio social que la sociedad, valga la redundancia, exige”, declaró.

 

Señaló que hacer un uso de la independencia y la autonomía debe ser para beneficio de la gente.

 

Explicó que la independencia del Poder Judicial no debe considerarse como un privilegio ajeno a la sociedad, pues tiene sentido “sí y solo sí servimos a la sociedad y defendemos los derechos humanos de las personas

 

 

Dejó en claro el ministro presidente que es falso que, con esta reforma, se le den más atribuciones de las permitidas al ministro presidente.

 

Es falso que se empodere al presidente de la Corte, no hay ninguna sola norma que pueda justificar esta afirmación”, adujo

 

Afirmó que el Poder Judicial avanza para que la Suprema Corte sea un auténtico tribunal constitucional y que pueda apoyar a la gente desde un principio.

 

“Fortalece la democracia, el equilibrio de poderes, la función equilibradora y controladora de la Suprema Corte y nos coloca a la altura de las democracias más avanzadas”, señaló.

 

Aclaró que la reforma permite un Poder Judicial más moderno, más ágil y con su independencia totalmente salvaguardada.

 

Señaló que, además, fortalece la carrera judicial para evitar tráfico de influencias, nepotismo, favoritismo e influencias, y se establece una carrera judicial profesional y de alto nivel, con criterios y estándares académicos, no políticos.

 

La mayoría de los jueces y magistrados del poder judicial, son honorables. Desde hace dos años estamos combatiendo a esos malos elementos, con la reforma una vez que se establezcan las leyes reglamentarias, vamos a tener elementos para combatir a los malos elementos y premiar a los buenos, que estos puedan llegar a los circuitos importantes por sus méritos”, argumentó.

Con información de López-Dóriga Digital

Compartir.

Deje una respuesta