Vuelca camión cargado con camarón

0

Un vehículo de carga que transportaba 20 toneladas de camarón volcó la madrugada de ayer en la calle Cuatro Sur, en la Costa de Hermosillo.

La unidad motriz que protagonizó la colisión es marca Chrysler, línea D600, color azul, modelo 1984, con placas de circulación del Estado de Sonora, que era tripulado por Ernesto.

Alrededor de las 5:10 horas, el tractocamión se desplazaba a exceso de velocidad en sentido de norte a sur por la rúa citada, y al llegar a la altura del kilómetro nueve, el chofer perdió el control del volante, se salió de la cinta asfáltica y posteriormente volcó, quedando todo el camarón esparcido en gran parte del sitio, el cual era trasladado en contenedores.

El reporte del percance provocó la movilización de agentes de Tránsito y paramédicos de Cruz Roja, asignados al Poblado Miguel Alemán.

Cuando llegaron al lugar, encontraron a un costado de la superficie de rodamiento al tracto camión  volcado, con los neumáticos hacia arriba, con severos daños en la carrocería y del interior rescataron a Ernesto, quien refirió dolor en diferentes partes del cuerpo, por lo que fue trasladado a una clínica de la comisaría.

Los agentes realizaron el informe del percance y lo pusieron a disposición de las autoridades; el tractocamión fue remolcado a una pensión municipal.

 

La rapiña

La noticia sobre la volcadura del camión cargado con camarón fue un “reguero de pólvora” en las localidades de la zona rural poniente de Hermosillo y minutos después del accidente, llegaron al lugar una gran cantidad de vehículos en los que viajaba gente interesada en apoderarse del crustáceo.

Los ejemplares, que estaban esparcidos en una gran extensión, debido a que los llevaban en contenedores con agua, fueron recogidos por dichas personas, a las que poco importó la situación ocurrida.

El alimento fue extraído del lodo que se generó con el agua de los contenedores, y depositado en  cubetas, hieleras y hasta costales.

Cinco horas después del percance, hombres, mujeres y niños, aún hurgaban en el sitio en búsqueda del llamado “oro rosado” para llevar a casa.

Compartir.

Deje una respuesta