Realizarán colectivos campaña interna de información

0

Este domingo una joven de 13 años, hija de una de las integrantes del colectivo Madres Buscadoras, fue víctima de un intento de extorsión

El colectivo de Madres Buscadoras de Sonora hará una campaña de información  al interior del grupo para prevenir situaciones como la registrada este domingo, donde la hija de una de las integrantes fue víctima de engaño telefónico para extorsionar a su familia.

Cecilia Patricia Flores Armenta, quien encabeza los trabajos del colectivo, comentó que el gran susto y temor que vivieron este domingo hace replantear la necesidad de mantener más informado a todo el grupo sobre situaciones similares.

Al referirse al caso de la menor de trece años  de edad, que con engaños personas desconocidas la mantuvieron retenida en un lugar para luego solicitar a su mamá 250 mil pesos a cambio de su liberación, dijo que se debe hablar con los hijos para que no sean víctimas de este delito.

“Es importante hablar con los hijos menores de que no se acepten contestar cualquier número o si reciben una amenaza primero deben cerciorarse con su mamá, la abuelita o el familiar más cercano”, reiteró Flores Armenta.

En este caso, al parecer la estaban guiando a un café internet, ella es una niña y no dimensiona lo que hay detrás de una llamada, por ello, es importante que antes de hacer cualquier  acción primero trate de comunicarse con su familia, destacó.

Explicó que el colectivo y personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos estaban en la Mesa del Seri realizando una búsqueda de personas desaparecidas, porque en el mes de junio encontraron cuerpos, cuando  la señora Maritza Díaz  recibe una llamada  y le informan que su hija María Guadalupe está secuestrada  y quieren 250 mil pesos.

“Ella le contesta dame una prueba que tienes a mi hija y le dice su hija, sí mamá yo estaba en la tienda y llegaron estos señores por me trajeron, ya se imaginan como se puso la mamá”, abundó.

Es la primera vez que ocurre este tipo de situaciones al momento de hacer una búsqueda de personas, fue una experiencia muy dolorosa que seguramente servirá a todos, anotó.

“Nos arriesgamos mucho bastante al ir al campo en la búsqueda de nuestros hijo , pero dejamos a los otros hijos en casa, que también pueden estar en peligro”, precisó.

Compartir.

Deje una respuesta