Exfuncionario federal demandará a alcaldesa

0

El exrepresentante de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Benjamín Hurtado Aguirre, dijo que la denuncia también incluye al personal del restaurante donde ocurrió el zipizape

Por daños a la moral y agresiones físicas en su persona, el ex representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en Sonora, Benjamín Hurtado Aguirre, anunció que  interpondrá una denuncia  ante la Agencia del Ministerio Público contra Celida López Cárdenas, el Ayuntamiento de Hermosillo, personal de un restaurante  y quien resulte responsable.

El ex funcionario del gobierno federal citó a rueda de prensa para dar su versión sobre los hechos ocurridos el viernes 23 en un restaurante de la ciudad, en los cuales fue detenido por elementos de la Policía Municipal de Hermosillo por alterar el orden social, por conducta  agresiva.

Ante la actitud que asumió en esta situación la alcaldesa de Hermosillo, Celida López Cárdenas, al ordenar a los elementos de seguridad pública  que lo llevaran a la comandancia,  el ex funcionario federal dijo que es “un animal que  no tiene conciencia”.

“Obliga al juez calificador a que me den 36 horas ahí y no poder pagar la multa para poder salir. La única manera que logré salir fue por los múltiples golpes que recibí”, anotó.

Consideró que la alcaldesa de Hermosillo está enojada con él porque denunció  que el negocio del narcotráfico en varias colonias se debe porque se le dio a varios cárteles y se vende droga en todas partes de la ciudad.

Asegura que fue “un cuatro” lo que le pusieron las autoridades municipales, al llegaron tres patrullas como si él fuera el criminal

Al relatar lo sucedido desde su perspectiva, Hurtado Aguirre  comentó que se encontraba en el restaurante El Farallón cuando observó que una de las jóvenes que trabajan en el lugar era menor de edad, él  presume que tendrá entre los 14 y 16 años de edad.

Dijo que él le pidió el teléfono a la joven para denunciar que están contratando menores de edad y fue cuando salió  personal del restaurante para empujarlo hacia afuera, con los señalamientos de cometer actos de abuso sexual contra la jovencita.

Aseveró  que cerca de 10 personas que laboran en el restaurante lo golpearon, provocándole  heridas en el brazo izquierdo y la pierna derecha, así como un coagulo en el cerebro en la hipófisis, por lo que requirió ser trasladado al Hospital General del Estado pero al no ser atendido en un lapso de cuatro horas decidió abandonarlo e irse a una institución privada.

Reconoció que se tomó dos copas de vino blanco a 11 grados de alcohol, más alimentos, por lo que aseguró no estaba fuera de sus cabales.

Compartir.

Deje una respuesta