Admite Videgaray adicción a las drogas

0

Tras haber sido señalado por su exesposa de ser un hombre violento y llevar una vida de excesos, el actor responde a todos los señalamientos

Luego de que su ex esposa, Rachel Warrington Blair, con quien estuvo casado por aproximadamente siete años lo acusara de ser un hombre violento y llevar una vida de excesos, el conductor Eduardo Videgaray responde a todas estas acusaciones y admite ciertas partes de la historia.

Después de que Rachel, de 51 años, lanzara una advertencia para la prometida de su ex, sobre la presunta violencia física de la que fue víctima mientras estuvo casada con él y destapara una vida llena de excesos y adicciones que hicieron su relación más complicada, Videgaray es ahora quien habla sobre todo esto y da su versión de los hechos.

En una entrevista acompañado de su prometida Sofía Rivera Torres para el programa Sale el Sol, el conductor desmiente públicamente las agresiones físicas contra su exesposa y admite haber utilizado drogas durante el tiempo en el que estuvo en una relación con ella.

«Se dicen muchas cosas de mí… lo dice una mujer con la que yo estuve casado hace más de veinte años, me casé con ella en 1994, cuando yo tenía 24 años y me divorcié de ella hace veinte, y ahora empezaron a salir publicaciones de ella por diversas razones», explicó el conductor sobre el tema que ha acaparado titulares en las redes sociales.

En la entrevista reveló que intentó buscar a su ex a través de una amiga para realizar el proceso de anulación porque ella lo ignoró, pero dice que su expareja lo entendió mal y por ese motivo comenzó una disputa.

Asimismo, admitió haber consumido drogas durante el tiempo que estuvo con ella, pero después de su divorcio su vida cambió, se alejó de las amistades que tenía y comenzó a tener éxito en los medios.

«En esa época de mi vida, sí era yo adicto a las drogas, ella y yo, los dos… ella puede decir lo que quiera, pero cuando yo la conocí ya consumía. Lo dejé hace 20 años, justo cuando me separé de ella, porque te digo, era una relación tóxica en todos los sentidos, literalmente tóxica, cuando me divorcié de ella empecé a hacer mucho deporte.

«Me alejé de las amistades que tenía, cambió mi vida, empecé a tener éxito en los medios… fue algo muy notorio ese cambio», relató.

Compartir.

Deje una respuesta