Están de fiesta Xolos de Tijuana

0

El equipo nació en 2007 y fue el primer proyecto de futbol que logró consolidarse en la ciudad fronteriza

Este 21 de mayo se cumplen nueve años del ascenso a la Primera División del Club Tijuana.

El delantero Raúl Enríquez fue una de las piezas fundamentales para que consiguieran la categoría, al igual que el entrenador Joaquín del Olmo. En entrevista con ESPN Deportes, Raúl recordó los mejores momentos de aquel equipo que ascendió en 2011, entre ellos, compartió la personalidad bromista del entrenador.

“Si alguien se parecía a algún personaje llegaba con una piñata al vestidor (de ese personaje). Llegaba muy temprano, me acuerdo que traía de bajada a Miguel Almazán que se parecía a ‘Kiko’ y le trajo una piñata de ‘Kiko’ y al ‘Chuleta’ Orozco le trajo de ‘Woody’ y les decía ponte ahí para la foto”, contó Raúl.

Xolos consiguió medio boleto cuando fue campeón del torneo Apertura 2010 ante Veracruz, luego en el torneo Clausura 2011, estuvieron cerca de volver a ganar, pero cayeron a manos de Irapuato. Una semana después, se volvieron a enfrenar a Irapuato en la serie decisiva por el Ascenso.

“La frase de Joaquín siempre era ‘las finales no se juegan, se ganan’, nos lo repetía siempre, ‘muchachos, las finales no se juegan, se ganan’. Todo el tiempo nos lo decía y a veces hasta lo arremedábamos de broma. Nos daba esa confianza de sentirte libre sin sobrepasarte, obvio, pero daba esa libertad. Por lo que nos han contado él fue como jugador así, entonces, lo trasladó como técnico y fue para nosotros más fácil”, dijo Enríquez.

 

Gran logro

En el partido de vuelta en el Estadio Caliente, un 21 de mayo de 2011, Xolos se llevó la victoria por 2-1 para sellar el paso a la Primera División.

“Previo al juego, en el calorón, me acuerdo mucho por la hora y el sintético, cuando salieron los de Irapuato nos volteamos a ver, les vimos un temor, este partido está ganado le dije al Jerry Galindo. Es muy bonito recordarlo, el estadio lleno, el apoyo de la gente, se me enchina la piel de recordarlo”, comentó Enríquez. “Teníamos una seguridad como equipo, además estaba la espinita clavada de que una semana antes los tuvimos para haber ascendido”, agregó.

El equipo Xoloitzcuintles de Tijuana nació en 2007 y fue el primer proyecto de futbol que logró consolidarse en la ciudad.

“Aquí todos te decían que Tijuana es beisbolero y que no les gustaba el futbol y yo decía, ‘¡cómo!’. No llenábamos ni el CREA. La gente preguntaba ¿Xolos qué, Cholos?, ¿cómo de la calle?, escribían Xolos con CH”, recordó Raúl que firmó con el equipo en 2007 y permaneció allí hasta 2013.

Tijuana, como ciudad fronteriza, acaparaba los encabezados de las noticias en una luz negativa relacionada, principalmente, con el narcotráfico.

“Decían que era la ciudad de la delincuencia, pero Jorgealberto (Hank) tenía claro todo eso, nos decía, ‘nosotros vamos a cambiar la imagen de Tijuana’. Se habló desde un inicio que teníamos que ascender, que había que hacer el cambio, que le vendría bien a la ciudad, por eso son personas exitosas, tienen una visión”, compartió Raúl sobre la idea inicial del presidente del equipo.

 

Consolidado

El deporte, en este caso el futbol, y el rápido posicionamiento del equipo con el ascenso en el año 2011 y el campeonato en Primera División un año después, tuvo un efecto positivo en la ciudad a nivel social. La ciudad fue vista con otros ojos y generó un tema de conversación distinto cuando se escuchaba el nombre de Tijuana.

“En un inicio cuando decíamos en los aeropuertos o en otros lados o nos preguntaban cuando veían el uniforme, ‘¿vienen de Tijuana?, ¡ay qué miedo!’. Ya que tengo más de diez años aquí y digo, cómo les puede dar miedo. Sin duda la imagen cambió, no quiere decir que no haya violencia, pero hay en todos lados, pero nunca me ha tocado nada en la calle, en el día a día”, dijo el futbolista que por ahora reside en la ciudad de Tijuana con sus hijos durante la cuarentena.

Compartir.

Deje una respuesta