Hablando Franco

0

Hay que priorizar diálogo para trabajar en contra del feminicidio 

Los violentos hechos inéditos vividos la noche del domingo al término de una manifestación en contra del feminicidio donde se dañaron las instalaciones del Poder Judicial han polarizado a la población sonorense, en general, y hermosillense en lo particular, a pesar de que el momento es para trabajar unidos y no estar divididos.

Lo que es un hecho, es que nunca como ahora se había visualizado la problemática de violencia hacia la mujer que estamos viviendo y que cada día crece ante la indiferencia de muchos y muchas, que somos quienes deberíamos de haber enseñado a respetar no solo a la mujer sino a todas las personas, sin importar género, ideología o religión.

Creo que más allá de si se extralimitaron o si se sacó de contexto una manifestación en contra del feminicidio, lo que nos debe de ocupar y preocupar es enseñar a las futuras generaciones son los valores que incluya el respeto a la vida en todas las etapas a fin de lograr una sana convivencia.

Lo ideal es que los hechos del domingo no se repitan, pero lo más importante, es que los ataques a las mujeres, a los niños y a cualquier persona, tampoco ocurran, y sobre todo, que no se polarice a la población.

Tal y como lo asentó la Fiscal de Justicia del Estado, Claudia Indira Contreras, es momento de privilegiar el diálogo, priorizar los caminos del trabajo conjunto, de honrar el esfuerzo histórico de las mujeres que nos antecedieron, para lograr construir el México y el Sonora en igualdad de oportunidades que todas y todos, merecemos, así que en ello hay que trabajar.

 

Consterna muerte de recién nacido en ataque armado

 

Y todavía no terminábamos de digerir los hechos del Supremo Tribunal de Justicia, lo cual nunca había ocurrido en esta capital, cuando un trágico ataque armado, ocurrido la noche del domingo, cobró la vida de un bebé de apenas tres semanas de nacido, lo cual ha dejado enorme dolor y consternación entre los hermosillenses.

Ni siquiera podemos imaginar el dolor, la frustración, impotencia y quien sabe cuántos sentimientos encontrados más, tengan la madre, padre, y demás familiares del pequeño Jesús Humberto, quien perdió la vida a las tres semanas de llegar al mundo, cuando se encontraba junto a sus padres en una carretera de venta de sushi en la colonia El Ranchito.

Al parecer el objetivo de los sicarios se ocultó tras el vehículo en el que viajaba el menor en el asiento trasero y los delincuentes dispararon hacia éste, lo que detonó la tragedia que como sociedad nos tiene impactados.

Naturalmente que también ha dejado una estela de temor y preocupación entre los padres de familia que estamos preocupados ante la indiferencia de las autoridades federales, que son las que deberían de garantizar que los delincuentes organizados no se puedan pasear libremente, como hacen, por las calles de la ciudad y del estado.

La gobernadora Claudia Pavlovich ya hizo la solicitud al presidente Andrés Manuel López Obrador y al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, a fin de cambiar la estrategia por una que tenga resultados más contundentes en contra de los criminales de alto perfil, sin embargo, todavía no hay acciones contundentes por parte de la Federación.

Es urgente un cambio de timón porque ni el estado ni los municipios tienen la capacidad para enfrentar un monstruo de mil cabezas como es el crimen organizado y se requiere el trabajo de elementos federales con capacidad de respuesta a fin de abatir los hechos violentos que en Hermosillo, en 24 horas ha cobrado la vida de tres personas.

 

Correo electrónico [email protected]

Compartir.

Deje una respuesta