Evitan suicidio de quinceañero

0

Con bastante dificultad por usar muletas, un adolescente identificado como Julio, de 15 años subió hasta la parte alta del distribuidor vial ubicado en el cruce de los bulevares José María Morelos e Ignacio Soto, con el objetivo de morir para ir al cielo y reunirse con su abuelita.

Eran alrededor de las 10:50 horas de ayer cuando llegó hasta el punto elevado y esperó  la oportunidad para cruzar los carriles que conducen de sur a norte.

Posteriormente, se desplazó hasta la guarda metálica o barandal del ala oriente de la obra vial, recargó su muleta sobre el muro de contención lateral y comenzó a trepar para quedar colgado hacia el vacío.

Conductores que pasaban por el sitio observaron al menor de edad en su intentó por cometer suicidio y alertaron a la línea de emergencias 911,  e incluso hubo algunos que detuvieron la marcha de sus carros para pedirle que no lo hiciera.

A esa hora, Cristina García García, directora de la Policía Municipal, se desplazaba en sentido de sur a norte  por el bulevar Morelos y estaba a punto de tomar la rampa del distribuidor, cuando la operadora de la línea de emergencias emitió el reporte de intento de suicidio.

La oficial detuvo la patrulla e inmediatamente caminó hasta el sitio donde el joven pendía a través de sus manos asido de los tubulares del barandal.

Después llegaron  más agentes, de diversas corporaciones, lo cual hizo que el joven comenzará a exigir que se retiraran, pero Cristina se quedó a corta distancia de él, tratando de disuadirlo.

“Quiero morir para ir al cielo para estar con mi abuelita”, fue la razón que el quinceañero dio a la jefa policiaca, mientras ella le pedía que no se aventara al vacío.

En un  descuido del menor, la mujer policía se abalanzó hacia éste logrando tomarlo de un brazo mientras pedía apoyo de los demás oficiales que estaban a la expectativa a pocos metros de donde intentaba lanzarse el adolescente; por segundos, el suicida quedó colgado únicamente de la mano de la jefa policiaca, a varios metros de altura.

La reacción de la oficial y de sus colegas, permitió que el adolescente fuera colocado sobre la superficie de rodamiento, quien mediante un intenso clamor pedía que lo soltaran porque quería reunirse con su familiar fallecido, mientras García García le aseguraba  que “Todo va a estar bien, todo va estar bien mi amor, te vamos a ayudar”.

El joven quedó a disposición de personal encargados del Programa Sálvalos, del Desarrollo Integral para la Familia (DIF).

Compartir.

Deje una respuesta