Ahoga el polvo a la Eusebio Kino

0

Vecinos de la colonia Eusebio Kino viven respirante polvo que levantan los vehículos que circulan por las calles sin pavimentar o bien, porque las que tienen asfalto están cubiertas de azolve arrastrado por las lluvias que han formado enormes cúmulos.

Incluso sobre la misma calle Tayde López del Castillo, que recorre de norte a sur la ciudad, poco después de la Rebeico, hacia el sur, se aprecia en medio de la rúa el cerro de arena que desde hace semanas está acumulado en la transitada vialidad.

Los vecinos lamentaron que a pesar del riesgo que representa tener la tierra en medio de la vialidad lo que afecta el cruce de peatones y automovilistas, las autoridades municipales no hayan hecho el mínimo intento de retirarla.

“Esto no es de dinero, como dicen que no hay, esto es cuestión de traer a los que trabajan en servicios públicos y un dompe para cargar la arena”, dijo una de las vecinas, que se identificó solo como Tina.

La misma problemática se apreció sobre la calle Carlos Caturegli, en las inmediaciones con de la Pueblo de Álamos.

Las vecinas manifestaron que los cerros de arena están desde que iniciaron las lluvias “no las de la semana pasada” aclararon, “sino desde que empezó la temporada de lluvias en el verano”, argumentaron.

Las personas entrevistadas, manifestaron que en lo particular ellas no habían hecho reportes, pero que otras de las vecinas si habían llamado a las autoridades municipales, sin embargo, la tierra continuaba en el lugar.

Con el paso de carros, de chamacos que juegan ahí, se va desparramando y cada vez que pasan los carros, que es constantemente, levantan nubes de polvo que todos respiramos y nos enfermamos, dijo Lydia, otra de las residentes del sector.

Agregó que la mayoría de los vecinos padecen de alergias, debido a las grandes cantidades de polvo que se aprecian en el lugar y que ocasiona desde “mal de ojos” hasta “moquera”, dijo.

 

Calles destrozadas

 

Aunque la colonia no es muy amplia, la mayoría de las rúas carece de pavimento y las que lo tienen, están cubiertas de la tierra que arrastran las lluvias o los mismos vehículos, por lo que el polvo es constante.

Varias de las calles que carecen de asfalto están intransitables y son pocas las que están en condiciones aceptables para transitar.

“Sería bueno que vinieran a raspar la calle, que la dejaran pareja, así la tierra no estaría suelta y no causaría la polvareda”, dijo doña Ramona.

 

Abundan perros en las calles

 

Los vecinos también manifestaron su preocupación porque en el sector abundan los perros en las calles, algunos con dueños y otros simple y sencillamente deambulan porque fueron abandonados, pero todos son un riesgo porque muchos traen garrapatas.

Algunos son agresivos y aunque no hemos sabido que muerdan a nadie, si asustan con sus ladridos.

Además en cualquier parte realizan sus necesidades y tenemos que andar juntando los desechos nosotros, “deberían de obligar a los dueños a estar al pendiente y no dejarlos salir”, dijo una de las vecinas quien pidió no publicar su nombre.

 

Cierran comercios por inseguridad

 

En cuanto a la inseguridad, los entrevistados dijeron que al igual que el resto de Hermosillo, sufren de robos, asaltos, también se han registrado ataques armados y por la noche evitan salir, a menos que sea muy necesario para evitar algún susto.

“Antes nos poníamos a platicar afuera, ahora no se puede, tenemos que encerrarnos, porque no falta quien llegue y trate de armar pelea”, dijo una pareja de jóvenes.

Consideraron que al estar cerca de colonias problemáticas como la Carmen Serdán, la Miguel Hidalgo y los Jardines, ocasiona que los pandilleros de éstas busquen peleas y prefieren evitarlas.

También otra de las personas entrevistadas, expusieron que las tiendas de abarrotes han ido cerrando en el sector, debido a que constantemente eran saqueadas por maleantes por lo que para no ponerse en riesgo y para no perder su patrimonio, optaron por cerrarla y ahora tenemos que ir a los comercios grandes, dijo otra de las personas entrevistadas.

 

 

 

Compartir.

Deje una respuesta