El crecimiento de una planta, también una inspiración para crear robots

0

Investigadores del MIT han desarrollado un robot que crece como si fuera una planta.

A veces la propia naturaleza es la que nos da la respuesta para aquellos desafíos que la ciencia y la tecnología necesitan solventar. Ante la necesidad de robots industriales y comerciales que se desenvuelvan solos en espacios reducidos o desordenados de fábricas y comercios, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha desarrollado un nuevo tipo de robot que puede extenderse como si de una planta se tratara, pero eso sí, manteniendo su rigidez.

Este nuevo robot puede crecer de forma parecida a como lo hacen las plantas jóvenes. Este dispositivo es capaz de alcanzar una altura que anteriormente no podía para coger con sus pinzas objetos que estén en lugares que parecían inaccesible por la altura. Además, mantiene la rigidez necesaria para poder agarrar o manipular objetos.

Investigadores del MIT han desarrollado un robot que crece como si fuera una planta.

El crecimiento de una planta, también una inspiración para crear robots

El crecimiento de una planta, también una inspiración para crear robots
A veces la propia naturaleza es la que nos da la respuesta para aquellos desafíos que la ciencia y la tecnología necesitan solventar. Ante la necesidad de robots industriales y comerciales que se desenvuelvan solos en espacios reducidos o desordenados de fábricas y comercios, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha desarrollado un nuevo tipo de robot que puede extenderse como si de una planta se tratara, pero eso sí, manteniendo su rigidez.

Este nuevo robot puede crecer de forma parecida a como lo hacen las plantas jóvenes. Este dispositivo es capaz de alcanzar una altura que anteriormente no podía para coger con sus pinzas objetos que estén en lugares que parecían inaccesible por la altura. Además, mantiene la rigidez necesaria para poder agarrar o manipular objetos.

Este robot del MIT utiliza un mecanismo similar al de una cadena, parecido al que llevan las bicicletas, detallan en Tech Crunch. La diferencia es que se trata de una cadena hecha de bloques que se unen entre sí para formar una columna rígida y después se separan para volver a un estado flexible. Esto significa que un robot podría ir hasta la el lugar que le interesa de la fábrica, luego extender un brazo que crezca para alcanzar aquello que de otra manera no podría alcanzar para manipular el control, o para verificar daños, entre otras acciones.

Además, estos robots no solo pueden crecer en altura sino que, además, pueden variar su ancho según sea necesario. Es decir, si pasa del exterior a una zona desordenada, el robot puede reconvertirse para entrar en este nuevo sitio y, al revés, si vuelve a salir, que es lo que sucede en los casos de robótica industrial, por ejemplo. Desbloquear este tipo de flexibilidad para la robótica industrial podría ayudar a abrir nuevas y variadas aplicaciones de estos robots, por lo que el desarrollo de este tipo de grobots, como lo han denominado los creadores, tienen muchísimo potencial fuera del laboratorio.

Con información de Hipertextual.

 

Compartir.

Deje una respuesta