Recrean la tragedia de una familia rusa ocurrida en el siglo XIII, en una ‘ciudad ahogada en sangre’

0

Un equipo de científicos ha demostrado que la invasión mongola de Rusia en el siglo XIII fue atroz, dejando un baño de sangre en las ciudades conquistadas. En un artículo recientemente publicado por investigadores del Instituto Físico-Técnico de Moscú y del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Rusa, se revela que en una de las fosas comunes donde fueron enterradas las víctimas de esa «tragedia» se encontraban tres miembros de una misma familia.

En el año 1238, el Ejército mongol arrasó la ciudad rusa de Yaroslavl, al noroeste de Moscú. «Hemos recreado la imagen general de la caída de la ciudad y la tragedia de una familia», indicó la subdirectora del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Rusa, Asya Engovatova. En una fosa común se encontraron los restos de 15 personas, y los análisis de ADN demostraron que entre ellas figuraba una mujer de unos 55 años, su hija de entre 30 y 40 años, y su nieto, de aproximadamente 20 años.

La tumba se localizó en el centro de la antigua ciudad y se estima que esas tres personas eran de una familia rica. En los registros históricos hay poca información sobre la conquista de Yaroslavl, y la magnitud real de la devastación empezó a aparecer solo en el 2005, cuando iniciaron las excavaciones arqueológicas en esa zona. Según Engovatova, en los últimos años algunas publicaciones sugerían que la conquista fue «pacífica», sin que se presentaran atrocidades.

«La mayor tragedia»

«Pero ahora es obvio que esto no fue así», señaló la investigadora. Se trató de «la mayor tragedia para todo el país, superando cualquier otro evento de crueldad y destrucción», continuó. Basándose en los resultados del estudio, las «metáforas crónicas» sobre una ‘ciudad ahogada en sangre’ prácticamente corresponden a la realidad, manifestó Engovatova.

En total se encontraron nueve fosas comunes y los restos de más de 300 personas, con signos de haber sufrido muertes violentas. Los investigadores determinaron que la masacre tuvo lugar en febrero de 1238, pero los cuerpos de la tumba donde fueron encontrados los tres familiares, fueron sepultados varios meses después por «razones sanitarias», debido al avanzado estado de descomposición.

Fuente: actualidad.rt

Compartir.

Deje una respuesta