Cumple Ruy Rendón 40 años de sacerdocio

0

Reconoció la transformación que ha vivido la Iglesia con servicios más completos en beneficio de la feligresía

Al celebrar ayer 40 años de ordenación sacerdotal, el arzobispo de Hermosillo Ruy Rendón Leal consideró que en el transcurso de este  tiempo la iglesia se ha organizado y estructurado más, con diversos ministerios  y brindando servicios más completos a las comunidades, parroquias, seminarios o  casas diocesanas.

El representante de la iglesia católica en Hermosillo informó que el 8 de septiembre de 1979 se ordenó como sacerdote en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, junto con otros cinco sacerdotes.

De los 40 años en el ministerio sacerdotal, once años estuvo como párroco o vicario en parroquias, doce años como formador en el seminario de Monterrey, tres años como estudiante en Roma y 14 años como obispo, de esos 14 años tres ha estado en la Arquidiócesis de  Hermosillo.

“Me ordené a finales desde los años 70’s, eran tiempos muy especiales, todavía estábamos viviendo los años del pos concilio y había una tendencia de la iglesia a la llamada teología de la liberación, los sacerdotes en esos años teníamos muy marcado en el corazón la cercanía con el pueblo, buscando o luchando por esas situaciones de injusticia”, anotó.

Aclaró que todavía se lucha por las mismas causas, pero en 40 años la iglesia ha ido ofreciendo diversos ministerios, a finales de los 70’s no había ministros extraordinarios de la comunión, los ministerios se centraban en la catequesis y en algunos servicios de tipo social.

“Con el paso de los años, la iglesia ha seguido desarrollando e implementando servicios más completos a las comunidades, parroquias, seminarios y casas diocesanas”, argumentó Rendón Leal.

Destacó que en estas cuatro décadas, Dios lo ha acompañado cada día para que el ministerio sacerdotal sea de entrega, servicio. Reconocemos nuestras limitaciones pero también sabemos que el ministerio del sacerdote en una parroquia, seminario o como obispo contribuye para el bien del pueblo de Dios.

Compartir.

Deje una respuesta