Enojarse media hora al día es bueno para la salud

0

Si eres una de esas personas que no puede salir y volver a la cama un día sin haberte enojado al menos una vez en las horas intermedias, no te sientas mal. A pesar de que este “don” no es muy apreciado por la mayoría de las personas, un profesional de la psiquiatría admite que tiene sus ventajas.

Eduardo Calixto González, Jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente asegura que enojarse 30 o 40 minutos al día puede traer beneficios físicos, mentales e incluso sociales a quienes lo hacen.

De acuerdo con las palabras de Calixto González, el enojo merma la capacidad que una persona tiene para seguir la lógica y ser congruente y a pesar de que esto podría tener su lado negativo, también tiene uno positivo pues con estas reacciones el cerebro envía señales que mejoran la actividad cardiovascular y respiratoria.

Durante el enojo se liberan diversas hormonas como la noradrenalina que aumenta la presión arterial y el ritmo cardiaco; y la dopamina que ayuda a mejorar la cognición, la actividad motora y el aprendizaje.

Además, el experto sostiene que el enojo y todas las reacciones que causa en nosotros nos ayudan a ser personas más competitivas pues el cuerpo se prepara para diversas situaciones de estrés como la necesidad de luchar o huir, según se necesite.

Sin embargo, es importante no perder de vista la contraparte, pues el mismo académico resalta el hecho de que permanecer enojado por varias horas al día puede resultar en un comportamiento patológico capaz de causar daños al cerebro.

“(Cuando estamos enojados) nos engañan con menor facilidad y atendemos las situaciones con mayor detalle”.
Eduardo Calixto González

¡No me digas que me calme!

Calixto González subrayó que no hay nada que pedirle a una persona enojada que se calme es una pésima idea pues lo único que se logrará será aumentar la tensión ya que “Un cerebro enojado lo que quiere es tener la razón”, recalcó.

Luego de media hora, el enojo debe comenzar a perder fuerza e incluso desaparecer pues cada persona tiene la capacidad de autocontrolarse, sin embargo es importante comprender que durante el tiempo que dura, quien está enojado está aprendiendo y tomando decisiones, explicó Calixto.

Fuente: SDP noticias

Compartir.

Deje una respuesta