Anger issues? Aprende a cómo controlar la ira y no morir en el intento

0

La ira es un sentimiento normal y puede ser una emoción positiva cuando te ayuda a resolver problemas o solventar situaciones. Ya sea en el trabajo o en el hogar. Sin embargo, podemos estar hablando de un arma de doble filo si no sabemos controlar la ira.

Este sentimiento puede volverse problemático si conduce a agresión, arrebatos o incluso altercados físicos.

Controlar la ira y todas las emociones, en general, es importante para ayudarte a evitar decir o hacer algo de lo que puedas arrepentirte.

So…Antes de que la ira incremente, puedes usar estrategias específicas para evitar que tus sentimientos se salgan de lo normal. Por lo que hoy hablaremos de 20 maneras en las que puedes controlar la ira fácilmente.

¡Take note!

1. Count back

Cuenta hacia abajo (o hacia arriba) hasta 10. Si estás realmente enojado, comienza con 100. En el tiempo que tardas en contar, tu ritmo cardíaco disminuirá y tu ira probablemente disminuirá.

2. Toma un respiro

Tu respiración se vuelve menos profunda y se acelera a medida en que te enojas. Invierte esa tendencia, y tu ira, tomando respiraciones lentas y profundas por la nariz. Exhala por la boca durante varios minutos.

Enfócate realmente en tu respiración.

3. Ve a caminar alrededor

El ejercicio puede ayudar a calmar los nervios. También a reducir y controlar la ira.

Sal a caminar, monta en bicicleta o golpea algunas pelotas de golf o un saco de boxeo. Cualquier cosa que haga bombear tus extremidades es buena para tu mente y cuerpo.

4. Relaja tus musculos

La relajación muscular progresiva te obliga a tensar y relajar lentamente varios grupos musculares en tu cuerpo. Uno a la vez.

A medida que te tensas y sueltas, toma respiraciones lentas y deliberadas.

5. Repite un mantra

Encuentra una palabra o frase que te ayude a calmarte y reenfocarte. Repite esa palabra una y otra vez para ti mismo cuando estés molesto.

“Relájate”. “Tómatelo con calma. ” Estarás bien”. Son todos buenos ejemplos.

6. Estírate

Los nudos de cuello y de hombro son buenos ejemplos de movimientos similares al yoga que no pueden ser duros y pueden ayudarte a controlar tu cuerpo y controlar tus emociones.

No se requiere equipo de lujo para ayudarte a relajar tu cuerpo y estirarte para sentirte mejor.

7. Take a mind scape!

Deslízate en una habitación tranquila, cierra los ojos y practica visualizarte en una escena relajante.

Concéntrate en los detalles en la escena imaginaria:

¿De qué color es el agua? ¿Qué altura tienen las montañas? ¿Cómo suenan los pájaros gorjeando? Esta práctica puede ayudarte a encontrar la calma en medio de la ira.

8. Play some melodies

Deja que la música te aleje de tus sentimientos. Colócate unos auriculares o adéntrate en tu auto. Aumenta el volumen de tu música favorita.

Just…evita el heavy metal. Si es tu género favorito, no hay más remedio. Pero este estilo musical acelera tu ritmo cardíaco por lo que pudiese estresarte aún más.

Deja fluir tu ira escuchando tus canciones fav. Libera un poco de serotonina doing this.

9. Stop talking!

Cuando estás al máximo de tu ira, puedes sentir la tentación de dejar volar las palabras de enojo. Pero es probable que hagas más daño que bien.

Imagina que tus labios están pegados, como lo hiciste de niño. Este momento sin hablar te dará tiempo para calmar tus pensamientos. Y determinar en palabras exactas qué es lo que realmente quieres expresarle a los demás.

10. Toma un tiempo de espera, un break

Date un descanso. Siéntate lejos de los demás.

En este momento tranquilo, puedes procesar eventos y devolver tus emociones a lo neutral. Incluso puedes encontrar que este tiempo fuera de otros es tan útil que desearás programarlo en tu rutina diaria.

11. Take action

Aprovecha tu energía poderosa, aunque llena de ira, y canalízala.

Firma una petición. Escribe una nota a un funcionario. Haz algo bueno por alguien más. Vierte tu energía y emociones en algo que sea saludable y productivo.

12. Escribe en tu diario

Lo que no puedes decir, quizás puedas escribir. Anota lo que estás sintiendo y cómo quieres responder. Procesarlo a través de la palabra escrita puede ayudarte a calmarte y reevaluar los eventos que conducen a tus sentimientos.

13. Ensaya tu respuesta

Evita un arrebato ensayando lo que vas a decir o cómo abordarás el problema en el futuro. Este período de ensayo también te dará tiempo para interpretar varias soluciones posibles.

14. Cambia tu rutina

Si tu lento viaje al trabajo te hace enojarte antes de tomar un café, busca una nueva ruta. Considera las opciones que pueden tardar más tiempo pero que al final te dejan menos molesto.

15. Habla con un amigo

No te metas en los eventos que te hicieron enojar. Ayúdate a procesar lo que sucedió hablando con un amigo confiable y de apoyo que posiblemente pueda brindarte una nueva perspectiva.

16. ¡Ríete!

Nada altera un mal humor como uno bueno. Difunde tu enojo buscando maneras de reír. Ya sea jugando con tus hijos, mirando algún stand up o scrolling memes.

17. Practica la gratitud

Tómate un momento para concentrarte en lo que es correcto cuando todo se siente mal. Al darte cuenta de cuántas cosas buenas tienes en tu vida puedes ayudarto a neutralizar la ira y cambiar la situación.

18. Imagínate perdonándolos

Encontrar el coraje para perdonar a alguien que te ha perjudicado requiere mucha habilidad emocional. Si no puedes ir tan lejos, al menos puedes fingir que los estás perdonando y sentirás que tu ira se escapa.

19. Practica la empatía

Trata de caminar en los zapatos de la otra persona y ver la situación desde su perspectiva. Cuando cuentas la historia o revives los eventos tal como lo vieron los demás, puedes obtener una nueva comprensión de los hechos.

Obviamente, también enojarte menos al darte cuenta de muchas cosas que tal vez puedas pasar por alto por la euforia del momento.

20. Expresa tu ira

Está bien decir cómo te sientes, siempre y cuando lo manejes de la manera correcta.

Pídele a un amigo de confianza que te ayude a ser responsable de una respuesta tranquila. Los arrebatos no resuelven ningún problema. Pero el diálogo maduro puede ayudar a reducir tu estrés, aliviar tu enojo y controlar la ira.

También puede prevenir problemas futuros. So exprésate…calmadamente.

Fuente: Eme de mujer

 

 

Compartir.

Deje una respuesta