Porno genera tanto CO2 como las casas de un país entero, afirma estudio

0

El porno que ves por las noches para divertirte a solas o en compañía está contribuyendo de forma importante en la muerte del planeta y seguramente no lo sabías.

Supongamos que ya dejaste de usar popote y rechazas todas las bolsas de plásticos que se te cruzan en el camino como si estas fueran las portadoras del virus zombie que va a acabar con la humanidad; imaginemos que te bañas en 5 minutos y que hasta has dejado de usar el auto para ir al trabajo. ¡FELICIDADES!, pero te tenemos una mala noticia, los vídeos que ves en línea a diario se han convertido en un problema ambiental.

De acuerdo con el informe Crisis Climática: el uso insostenible de videos en línea”, del Proyecto Shift, actualmente el 60% del flujo de datos en todo el mundo, corresponde a los videos (sin contar servicios de videollamada o y algunos de transmisión en vivo) y esto genera 300 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año.

Quizá para est punto te estás preguntando “¿Qué tiene que ver el porno en todo esto?” Resulta que el material audiovisual de contenido sexual representa un tercio de todos los videos que se ven actualmente en Internet y su generación de emisiones de CO2 en 2018 fue de 100 millones de toneladas, la misma cantidad emitida por todas las viviendas de Francia.

Para que te des una idea, se estima que en 2025, los videos en línea contaminarán tanto como todos los autos del planeta.

¿Cómo contaminar menos con mi porno?

Sabemos que no sólo el porno, los videos en general son parte del entretenimiento actual y que también son una forma de informase y aprender, pero para que trates de reducir tu huella en el ambiente, Proyecto Shift recomienda lo siguiente:

– Limitar tu consumo de videos a máximo una hora por día (esto incluye los servicios de streaming)

– Siempre que sea posible, disminuir la calidad con la que ves los videos

– Cambiar tu celular cuando realmente sea necesario y no cada dos años como indican las tendencias.

Fuente: SDP noticias

Compartir.

Deje una respuesta