Están en el abandono en La Caridad

0

El fraccionamiento ubicado al norte de la ciudad, tiene calles destrozadas, abunda la basura y grafiti, además de que su cercanía con invasiones ha ocasionado aumenten los robos

Entre rejas, temerosos de salir a la calle, así viven habitantes del fraccionamiento La Caridad, ubicado al norte de la ciudad.

Algunos de los entrevistados por Entorno Informativo, la mayoría adultos jefes y jefas de familia, en la medianía de la edad, se dijeron engañados ya que cuando adquirieron las viviendas, les prometieron que sería un sitio seguro para criar una familia.

Ahora, dijeron, viven temerosos de salir a la calle, ya que los robos son constantes así como los asaltantes, sobre todo por las noches.

En ese sentido, uno de los entrevistados, quien se identificó como José, refirió que el asentamiento se dijo que estaría cerrado y que garantizaría la seguridad de sus residentes, por lo que fue una de las razones para adquirir su vivienda en lo que parecía una buena opción para que creciera la familia.

Sin embargo, anotó, conforme fue creciendo la población, con el asentamiento de invasiones cercanas, la colonia se convirtió en el sitio preferido para ir a apoderarse de objetos, mientras que los residentes salían a trabajar.

Ahora vemos con preocupación que en el parque, por las noches se reúnen grupos de jóvenes de otros sitios aledaños, que en muchas ocasiones consumen droga, sin importar que estén niños jugando.

Ante ello, han optado por evitar acudir al citado parque una vez que ya está oscuro para evitar alguna confrontación o mal rato.

 

Ignoran delincuentes letreros de advertencia

 

Ante los constantes robos y asaltos, los vecinos colocaron letreros de advertencia a delincuentes en sus bardas, así como mantas en los que alertaban a los “ratas”, sin embargo, con el paso del tiempo las bardas las grafitearon y las mantas se destrozaron, mientras que los maleantes continúan haciendo de las suyas

 

Desoyen llamados autoridades

 

Beatriz, otra de las entrevistadas, manifestó que cuando han llamado a las autoridades para pedir la presencia policiaca, cuando están jóvenes drogándose, han sido ignorados.

Reconocieron que hay rondines por el sector, pero cuando ya no hay nadie “¿ya para qué vienen?”, cuestionó.

Lo ideal sería que cuando llamamos porque vemos que se llevan un objeto o porque están drogándose, acudan, sin embargo, los policías no hacen caso de los llamados.

 

Calles destrozadas

 

El fraccionamiento es pequeño, y colinda con otros asentamientos similares, con los que comparte el acceso, a través de la calle Lucrecia Ruiz de Ayón, la cual tiene abundantes topes, así como innumerables hoyancos, lo que dificulta el paso de vehículos.

En el interior de la colonia abundan los baches y el pavimento está severamente deteriorado “creo que desde que nos mudamos, nunca han bacheado”, dijo doña Gloria.

Comentaron que también es común que cuando acuden a reparar fugas dejen el hoyanco en el pavimento, y nunca regresen a cubrirlo, el cual con el paso de vehículos va creciendo, como se ve a lo largo de varias calles.

 

Están cubiertos de grafiti

 

Una muestra de la grave problemática del vandalismo es la cantidad de grafiti que se observa en la colonia, en donde los grafiteros dejan sus marcas.

“Desde hace mucho dejamos de preocuparnos por eso, ya nos acostumbramos”, dijo Manuel, al señalar que su barda, constantemente es rayada por desconocidos.

“Antes si, gastamos miles de pesos en tapar los rayones, pero ya no, no tiene caso, en cuando pintábamos venían, ahora dejamos que escriban lo que quieran”, dijo con un dejo de frustración.

 

Foco de infección

 

El fraccionamiento también se observa deteriorado en su imagen urbana, ya que además del grafiti hay basura, maleza en algunas calles, así como escombro acumulado en algunas banquetas.

Los vecinos de un enorme lote baldío que está cerrado y lleno de basura y maleza, exhortaron a las autoridades a que llame a cuentas al dueño, para que limpie ya que una vez que caigan las primeras lluvias se llenará de maleza que alberga a cientos de moscos.

En el predio se observan unos tractores abandonados, lo que permite que se alberguen animales ponzoñosos, dijeron los quejosos.

Compartir.

Deje una respuesta