Limpia su recamara por primer vez en 14 años y los hallazgos son asquerosos

0

Aunque nos avergüence decirlo, de vez en cuando a todos nos da flojera limpiar nuestra habitación, ordenar la ropa o lavar los traste, pero hay casos verdaderamente extremos que ni siquiera nos permiten comprender cómo la gente logra vivir en las situaciones que estos descuidos producen.

Así es el caso de un hombre joven que es conocido como Jaegerrmeister en la Twitch, la plataforma de videojuegos en línea.

Resulta que hace unos días, motivado por un compañero de juego, este amante de la acción en línea decidió comenzar a limpiar su recámara luego de aproximadamente 14 años de no hacerlo a pesar de que ahí pasa la mayor parte del tiempo pues es donde duerme y donde está instalado su costoso equipo.

Toda la escena fue captada por el amigo del joven a través de una cámara conectada a Internet (como en una videollamada) y en el video puede verse cómo Jaegerrmeister no sabe ni por dónde comenzar a limpiar el desastre en donde destacan las cajas vacías, las bolsas de plástico y otro tipo de basura.

La basura se apila en la habitación entera, sólo deja libre el espacio de la cama y el de la silla frente a las computadoras que por cierto, son lo único que parece estar en orden.

Basura, comida podrida y gusanos

Ya en la labor de deshacerse de la basura, el gamer llenó decenas de bolsas plásticas, pero llegó un momento en que le resultó tan asquerosa la tarea que fue a otra parte de su casa (que por cierto estaba muy limpia) a buscar unas pinzas largas con las que comenzó a echar latas, papeles y envases en las bolsas.

Pero aún así, no pudo librarse de encontrar un recipiente con una ensalada que caducó el año pasado y una olla con residuos de pasta de la cual emanaba un olor tan asqueroso que Jaegerrmeister casi vomita.

Pero lo que definitivamente fue la cereza del pastel fue una especie de nido de gusanos que halló bajo sus computadoras y que por el tamaño y color, su compañero creyó que era el cadáver de una rata.

Fuente: SDP noticias

Compartir.

Deje una respuesta