Sentencian a un depredador sexual

0

Martín tendrá que pasar 94 años y 10 días en prisión por haber cometido delitos sexuales en perjuicio de un niño y una niña, específicamente abusos deshonestos agravados y violación equiparada agravada.

El hombre cuya vida no le alcanzará para pagar la pena emitida por un juez oral penal, también deberá pagar una multa superior a 401 mil pesos por reparación del daño a las víctimas.

Los hechos sucedieron en 2018, en una localidad del Valle del Mayo, situado al sur de Sonora, donde el señalado, de 56 años, ofrecía dinero a los menores de edad a cambio de cometer los ilícitos, incluso les señalaba que irían a la cárcel si contaban algo de lo que les hacía.

El 25 de junio de 2018 se ejecutó orden de aprehensión en contra del sentenciado, poniéndose a disposición del Juez de Control y el 2 de julio del mismo año fue vinculado a proceso.

La severa condena fue impuesta por el Juez Oral Penal gracias a los datos de prueba que presentó el personal de Litigación de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

Fue condenado a 94 años 10 días de cárcel, a pagar una multa de 23 mil 132.20 pesos, una reparación del daño para la niña víctima de 106 mil 634.85 pesos y para el niño de 89 mil 595.66 pesos.

Además, deberá cubrir el monto de 91 mil 104 pesos como reparación del daño material para cada uno de los dos afectados directos, para un monto global de 401 mil 570.71 pesos impuestos por el Juez.

La audiencia de individualización el pasado 22 de mayo, posterior a la audiencia de juicio donde se dio el fallo condenatorio el 13 de mayo en la que se presentaron 13 testimonios y un video grabado por una de las víctimas.

Ambos menores rindieron declaración en juicio acompañados de expertos en personas menores de edad, en  área reservada para testigos protegidos, es decir fuera del alcance visual del entonces acusado.

Las personas menores de edad y sus familias reciben el apoyo de la FGJE, ya que expertos del Centro de Atención a Víctimas del Delito (CAVID) brindan la ayuda psicológica necesaria.

Compartir.

Deje una respuesta