Tratamiento efectivo contra la orzuela (para NO perder tu melena de Rapunzel)

0

Cuando se trata de nuestro cabello, ¡no hay nada que no intentemos! Para mantenerlo bonito e hidratado, pero a veces por falta de tiempo lo olvidamos un poco y es cuando aparecen las puntas abiertas, sí, nuestra melena es muy celosa y puede pasar de estar super hidratado a verse opaco y sin vida en un dos por tres, pero no es necesario cortarlo, prueba este tratamiento efectivo contra la orzuela (para NO perder tu melena de Rapunzel).

La mayoría de nosotras alguna vez hemos sufrido de orzuela, ¡y la odiamos! Pero, en realidad muchas veces nosotras mismas contribuimos a que esta pesadilla aparezca con nuestros hábitos, como cepillarlo muy seguido, enroscarlo con los dedos, plancharlo varias veces al mes sin utilizar un protector de calor (aquí encontrarás más hábitos que quizá no sabías que están dañando tu cabello). Estas prácticas resecan y debilitan la cutícula protectora del cuerpo capilar y es por eso que luce opaco y sin vida.

No es necesario cortarlo para terminar con las puntas abiertas, ¡olvídate de las tijeras con estos tratamientos naturales! Nutrirán y mantendrán hidratado tu cabello para que se vea saludable.

Tratamiento con Sábila para darle mucho amor a tu melena

Necesitarás la pulpa de una hoja de sábila, licúala con un cuarto de agua (de preferencia portable) y agrega la mezcla a tu shampoo, en dos semanas notarás cómo van desapareciendo las puntas abiertas.

El poderoso aceite de ricino hará milagros en tu cabello

Vierte 10 gotitas de aceite de ricino en las palmas de tus manos, y caliéntalo con movimientos circulares, después aplícalo de medios a puntas, para conservar su calor, utiliza una gorra de baño o envuelve tu cabello con una toalla y deja que el aceite de ricino hidrate tu melena a profundidad, déjalo actuar durante 30 minutos y repítelo cada tercer, verás cómo se ve más brilloso, hidratado y la orzuela se irá de tu cabello.

Tratamiento de aguacate y aceite de oliva

Necesitarás la mitad de un aguacate y tres cucharadas de aceite de oliva, si tu cabello es muy largo, puedes duplicar la porción.

Vierte los ingredientes en un recipiente limpio y mézclalos hasta conseguir una pasta, aplícalo en tu cabello y cúbrelo con una gorra de baño, déjalo por 20 minutos y enjuaga como de costumbre.

Tratamiento de aceite de oliva, leche, huevo y azúcar

Necesitarás una cucharada de aceite de oliva, una cucharada de leche, una de azúcar y un huevo, (recuerda que puedes duplicar los ingredientes dependiendo de qué tan largo lo tengas), mezcla los ingredientes y cuando tenga un aspecto pastoso aplícalo en tu cabello, déjalo actuar por 20 minutos y enjuaga con agua tibia.

Tratamiento de aceite de almendras y coco, ¡un punch lleno de hidratación!

Necesitarás tres cucharadas de aceite de coco y tres de almendras, viértelas en un pocillo y calienta los aceites a baño María hasta que se derrita el aceite de coco, retira del fuego y aplícalo en tu cabello, utiliza una gorra de baño y déjalo actuar por 20 o 30 minutos, enjuaga y listo, ¡tu cabello te agradecerá esta bomba llena de hidratación!

Para evitar que la orzuela aparezca sin piedad:

1. Utiliza un shampoo que sea ideal para tu tipo de cabello, no el mismo que todos usan en la casa porque si es rizado, lacio o quebrado tendrá necesidades diferentes.
2. No olvides utilizar un buen acondicionador de medios a puntas.
3. Nunca cepilles tu cabello cuando aún está húmedo porque lo vas a quebrar.
4. Si eres de las que no puede vivir sin la plancha utiliza un protector de calor y déjalo reposar al menos tres veces a la semana.
5. La alimentación juega un papel muy importante.
6. No expongas tu cabello al sol directo.
7. Despúntalo cada mes.
8. Utiliza estos tratamientos para darle vida a tu melena.

Recuerda que de acuerdo con de tu tipo de cabello dependerá de qué tan seguido debes lavarlo: si es seco requerirá de menos lavadas, pero sí necesitará de una poderosa hidratación, si tu cabello es graso necesitará de una limpieza más frecuente para eliminar el exceso de grasa acumulada por factores externos como la contaminación, el tipo de clima, entre otros.

Fuente: Salud 180

Compartir.

Deje una respuesta