Hablando Franco

0

 Guerra entre bandas criminales sigue cobrando vidas

 

La colonia San Benito es de las más antiguas de la ciudad, en donde gran parte de sus habitantes son personas de la tercera edad y aunque poco a poco los comercios van ganando terreno, precisamente por su céntrica ubicación, todavía somos muchas las familias que habitamos el sector.

E imagínese la impresión que vivieron los vecinos este miércoles por la tarde, al escuchar varias detonaciones y al salir encontrarse a un hombre sin vida en una empresa distribuidora de llantas, mientras que otros dos resultaron lesionados y fueron trasladados a bordo de un vehículo al Hospital en donde “los tiraron” y quienes los llevaron huyeron.

Y esto, nos comentan personas muy enteradas de lo que ocurre en la fuente policiaca, es resultado de la lucha encarnizada de grupos de bandas delincuenciales que están buscando apoderarse de esta plaza.

Evidentemente, los sicarios no le temen a nada, porque el hecho ocurrió a plena tarde, en una zona sumamente transitada, con gran cantidad de testigos, que vieron con horror lo que estaba ocurriendo frente a ellos.

Ojalá que el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, el sonorense Alfonso Durazo, vuelva la vista a su terruño, porque urge que llegue la presencia de la Guardia Nacional para que junto a las corporaciones estatales pongan un “hasta aquí” a los criminales, ya que a final de cuentas esos delitos de alto impacto son competencia federal.

 

Rebasada la Fiscalía Anticorrupción por exfuncionarios

 

Pues al que parece que le está quedando un poco grande el saco de Fiscal Anticorrupción es a Odracir Espinoza Valdez, ya que admitió que se le ha dificultado dar con el dinero sustraído por exfuncionarios estatales, incluyendo el exgobernador Guillermo Padrés, quien ya sabe, hasta festejó la boda de uno de sus hijos en su finca supuestamente decomisada.

Y aunque, como dijo Espinoza, a los exfuncionarios se les puede acusar de rateros, más no de pen…, bueno, no de tontos,  no se sorprenda si se empiezan a ver contrademandas para recuperar “el buen nombre”, como ya lo anticipó la esposa de uno de ellos, al asegurar que su marido es una blanca palomita.

Empero, lo que es una realidad, es que el ciudadano común y corriente, se siente bastante decepcionado de ver a la autoridad rebasada por la “inteligencia” de los delincuentes o por la misma incapacidad de quienes tienen a cargo las investigaciones , de tal suerte, que como siempre ocurre, es el pueblo el que termina pagando los platos rotos.

El ejemplo más visible está en la problemática que enfrenta actualmente el Isssteson, que si bien salió o está en vías de superar la emergencia financiera, que lo tenía al borde del colapso, gracias a que la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich tocó puertas y logró que la Federación adquiriera los estadios Héctor Espino y Tomás Oroz, además de que puso en venta varios inmuebles más para liquidar los adeudos heredados.

Sin embargo, mientras eso ocurría,  decenas de derechohabientes se han visto afectados por la falta de medicamento que imperó en meses pasados, mientras que otros también se vieron perjudicados con la suspensión de procedimientos de cirugía… Por suerte, ahora solo falta solventar la situación en la Unison, para que las aguas regresen a su nivel.

Al respecto, y aunque ya empezaron en buenos términos las negociaciones entre el Isssteson, con Pedro Ángel Contreras al frente y el rector de la Unison, Enrique Velázquez, junto con el subsecretario de Concertación Social de la Secretaría de Gobierno, Pascual Soto Espinoza, lo cierto es que los sindicatos, principalmente, los académicos, están en pie de guerra y no quieren pagar más de lo que estaban acostumbrados.

La cuestión es que la impunidad heredada por los exfuncionarios la estamos pagando los ciudadanos y mientras ellos se pasean tranquilamente, abren nuevos comercios y empresas, además de que todavía se dan el lujo de gastar miles de pesos en fastuosas ceremonias matrimoniales.

 

Correo electrónico [email protected]

Compartir.

Deje una respuesta