Hablando Franco

0

Se tiñe de rojo por la violencia el Jueves Santo en Hermosillo y Guaymas

 

Ni el estar en una de las celebraciones más importantes para la mayoría de los hermosillenses, quienes profesan la religión católica, como es el Jueves Santo, impidió que las balas acabaran con la vida de al menos dos personas.

Hasta la hora de redactar esta entrega, Hermosillo y Guaymas, se habían convertido en escenarios de hechos violentos al registrarse sendas balaceras que dejaron sin vida a dos personas, una en cada localidad.

En el caso de esta capital, el sonido de las balas se escuchó poco después de las seis de la mañana, en la invasión Peredas, en la zona sur poniente, en donde fue atacado a balazos un hombre, quien todavía alcanzó a  pedir auxilio, sin embargo, para cuando llegó a recibir atención médica ya había fallecido.

Según relató el propio perjudicado, escuchó un estruendo, sintió un impacto en la espalda y no alcanzó a ver quién lo atacó, posteriormente el joven de 24 años, quedó sin vida, según relataron paramédicos de Cruz Roja que le brindaron los primeros auxilios y lo trasladaron al Hospital General del Estado, en donde ya nada se pudo hacer por él.

Además, en Guaymas, uno de los asistentes al funeral de El Rambo, quien fue baleado el martes en un céntrico bulevar, apodado “El Kowi” fue acribillado justo cuando llegaba al domicilio del primero en donde lo velaban en la colonia Punta Arena.

Lamentablemente a los sicarios no les importa la santidad de la fecha y mucho menos el ejecutar sus actos a plena luz del día y junto a gente inocente que puede resultar herida como lo demuestran estos hechos.

Curiosamente, en Guaymas, en esta semana son tres las víctimas fatales de la violencia registrada, entre ellos un elemento de Seguridad Pública Municipal, pese a que en el puerto se mantiene el Operativo Tetabiate, en el que participan elementos de los tres niveles de gobierno, lo que evidentemente no preocupa mucho a los delincuentes.

Por cierto, según comentó el Secretario de Seguridad Pública, David Anaya Cooley, el citado operativo está a punto de ser implementado en esta capital, en donde esperemos, que rinda mejores resultados.

 

Se extraña presencia de filtros policiacos en carretera a Bahía de Kino

 

Como es tradición en cada Semana Santa, nos tocó viajar a Bahía de Kino, para dar cuenta del comportamiento de la actividad turística en el balneario de los hermosillenses y déjeme comentarle que a lo largo de la carretera 100, como se denomina la rúa que conduce al lugar, se extrañó la presencia de los “filtros” cada determinado kilometraje.

Si bien es cierto, que nada evita que un automovilista sea irresponsable, al menos se frenaban un poco al saber que cada 10 o 20 kilómetros habría un retén vigilando la forma de conducir y en esta ocasión, apenas observamos a un grupo de promotores ecológicos en la salida poniente de la ciudad, otros más en el poblado Miguel Alemán y en la llegada a Kino.

En cuanto a ambulancias de Cruz Roja, nos tocó ver a una unidad en las inmediaciones de la carretera 36 y fue todo… Quien sabe que pasaría y porqué la ausencia de los citados puntos de revisión.

Como resultado de ello, nos tocó ver a automovilistas conduciendo en forma realmente temeraria, rebasando sin importar que los carros que venían en sentido contrario estuvieran realmente cerca, esto es, retando a la muerte.

En el caso particular, poco antes de llegar a Siete Cerros, uno de los camiones de La Costa, creo que el número económico 100, estuvo a punto de golpearnos  porque el conductor iba rebasando y ya estaba cerca el vehículo del sentido contrario y a fuerzas quería meterse al carril, por suerte la cosa no pasó a mayores, pero imagínese cómo nos hubiera ido al ser embestidos por un enorme camión mientras viajábamos en un auto compacto.

Y es que a pesar de los señalamientos, que son abundantes, para evitar que la gente circule por los acotamientos y que recuerdan que la carretera no es de alta velocidad, sino de un carril por cada sentido, aun así los conductores a fuerzas quieren hacerla de cuatro carriles, sin importar que no solo ponen en riesgo su vida, sino la de inocentes que circulan debidamente… y mientras, no vimos a ningún oficial policiaco ni operativo carrusel.

A quienes vimos muy activos fue al director de Servicios Públicos Municipales, Norberto Barraza, así como al de Inspección y Vigilancia, Gino Saracco Morales, así como a los efectivos de Bomberos vigilando atentos desde las torres colocadas a lo largo de la playa.

 

Correo electrónico [email protected]

Compartir.

Deje una respuesta